Ronan & Erwan Bouroullec, alquimia creativa

Desde la explosión de Philippe Starck en los años ochenta que el diseño francés no contaba con una presencia tan brillante como la de Ronan & Erwan Bouroullec. Nacidos y criados en la Bretaña francesa, los talentosos hermanos establecieron su campo de acción en París, ciudad desde donde idean un sinnúmero de propuestas mobiliarias y objetos para distinguidas firmas internacionales como Capellini, Kvdrat, Ligne Roset, Magis o Vitra.

Tras graduarse en 1997 de la Ecole Nationale des Arts Décoratifs, Ronan (40) trabaja progresivamente asistido por Erwan (35), quien aún era estudiante de la Ecole des Beaux-Arts de Cergy Pontoise. Dos años después, fue el inicio de un diálogo fluido entre ambos, quienes con gran sentido del humor y fieles a su estilo, han logrado una notable experiencia a lo largo de su carrera destacando entre sus primeros encargos el vanguardista concepto detrás de la tienda parisiense APOC del famoso diseñador Issey Miyake.

Desde entonces, su manejo textil e interiorista ha revitalizado el diseño galo convirtiéndolos en maestros del confort, bagaje que les ha valido diversos galardones mundiales a su trabajo, entre ellos, el premio a Diseñadores del Año en el Salón del Mueble de París. Pero es sin lugar a dudas, la increíble retrospectiva del Design Museum de Londres dedicada a su obra, además de la exhibición de sus diseños en el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles, el espaldarazo definitivo para este dúo dinámico.

Cercanos a una estética nipona de líneas depuradas, los Bouroullec diseñan utilizando formas geométricas simples. En ellos, es innegable la influencia de grandes diseñadores como Achille Castiglioni o Ettore Sottsass; la inspiración minimalista de los artistas estadounidenses Frank Stella o Donald Judd, e incluso la pasión por la música de los Boo Radleys o Stone Roses. La combinación de romanticismo y funcionalidad es parte del portafolio “high tech” de los hermanos, un sello visual descrito por Jasper Morrison -uno de los diseñadores ingleses al que ellos más admiran- como “imaginativo y disciplinado, con un espíritu real y gran poesía”.

Justamente muestra de ello es Clouds, serie desarrollada en conjunto a la empresa textil Kvadrat, un innovador sistema divisor de ambientes compuesto por piezas de tela unidas con gomas elásticas que forman estructuras colgantes usadas como divisores de espacios o una eficiente solución acústica. Una idea también visible en Roc, separador formado por paneles de cartón cubiertos por una aterciopelada tela de color.

Esta búsqueda de ambientaciones íntimas se vuelve una constante en Alcove, sofá que articula un espacio social inspirado en el árabe “al-qubba”, una zona ideada para el descanso, leit motiv detrás de otros asientos de su creación, entre los que destacan Quilt -con su tejido elástico y moderna forma de panal- y Ploum, caracterizado por una silueta ovalada que recuerda a una pieza de fruta.

En cuanto sillas, imposible no destacar Slow, desarrollada en un tejido de punto extremadamente resistente que proporciona comodidad y ergonomía, o la ya clásica silla Vegetal de inigualables formas orgánicas. Sin duda, trabajos que dialogan con las problemáticas actuales y que son en cierto modo reflejo del mundo y de la cultura en que vivimos; muebles y objetos expresivos y adaptables que nacen en base a conceptos simples, un lenguaje que los Bouroullec saben actualizar cada año, llevando el diseño francés a un nuevo nivel.

Enlace: www.bouroullec.com

Tags from the story
,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *