Kelli Vance transforma el objeto fetichizado en una forma de explorar nuestro interior desde la verdad, una que opera bajo las sombras obligándonos a despertar y ver el mundo sin prejuicios. Los óleos a gran escala de Kelli son más que una representación fotorrealista de la realidad. La artista estadounidense intuye historias de secretos, sexo, erotismo velado e identidades falsas. Lo sorprendente de su trabajo es que cada retrato habla un lenguaje casi cinematográfico. Su narrativa estructural revela imágenes tan misteriosas que puede que nunca sepamos la culminación de aquella historia que se gesta dentro del lienzo. Si bien la mayoría de sus protagonistas son mujeres, Vance insiste en entregarnos una agenda personal, que no habla por su género, sino por sí misma. De allí un erotismo objetivado que plantea numerosas preguntas al espectador sobre las fantasías que existen detrás. ¿Serán experiencias autobiográficas o simplemente un sueño?

© Kelli Vance

© Kelli Vance

© Kelli Vance

© Kelli Vance

© Kelli Vance

© Kelli Vance

© Kelli Vance

© Kelli Vance

© Kelli Vance

© Kelli Vance

Enlace: www.kellivancestudio.com

No Hay Más Artículos