La fotógrafa Nicole Reed, recientemente ha visitado el estudio de la talentosa artista nipona Horiren, retratando en imágenes su trabajo y la dolorosa técnica Hiroshi, tan potente que se calcula que el 80% de las personas no logran completar sus tatuajes. La historia de Horiren está llena de contrastes; tras graduarse del Instituto de Diseño Nippon, trabajó para una empresa de videojuegos y paralelamente se convirtió en una exitosa muralista, pero era incapaz de renunciar a su deseo de ser una artista del tatuaje. Fue entonces cuando a la edad de 30 años, comenzó su camino de forma autodidacta, transformándose en una de las más importantes hiroshi (maestra tatuadora) de Japón. Para Horiren, el tatuaje es una especie de arma psicológica, un escudo. De allí la intensidad de su trabajo, perfectamente equilibrado y coherente, con un uso de colores magnífico así como un ojo impecable para la composición de motivos como tigres, peces koi, flores, dragones, guerreros samurai e incluso héroes de leyendas tradicionales de oriente del período Edo.

© Nicole Reed

© Nicole Reed

© Nicole Reed

© Nicole Reed

© Nicole Reed

© Nicole Reed

Enlace: www.horiren.com

No Hay Más Artículos