Hablar de Hanna Kim (31), es pensar de lleno en palabras como encanto, soledad y pureza. Sus pinturas y esculturas nos sobrecogen gracias a esa sutil mezcla de ingenuidad e incertidumbre. A través de su dulce trabajo, Hanna nos invita a recordar aquellos instantes donde la realidad nos ha golpeado y hemos descubierto al fin un mundo de luces y sombras. De allí la utilización del color tenue, recurso que es para la artista coreana una forma de retratar aquel momento de vulnerabilidad que gatilla nuestra necesidad de estar acompañados y comunicar lo que ocurre en lo profundo de nuestro subconsciente. A ello se suma la figura simbólica del conejo símil de soledad y dependencia. Sin duda una propuesta íntima que une los universos de oriente y occidente bajo un solo crisol.

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

© Hanna Kim

Enlace: www.akive.org

No Hay Más Artículos