Hijo de profesores -padre francés y madre canadiense- François Escalmel ha estudiado diseño gráfico, historia del arte y pintura. Como ilustrador, desarrolla trabajos realistas para publicidad utilizando Photoshop, mientras que en su rol de pintor siempre usa óleo para dar vida a inquietantes escenarios. Y es que sus cuadros cada vez tienen un aire más cercano a los cuentos de hadas. Se trata de historias habitadas por criaturas bien definidas a las que Escalmel da un giro contemporáneo asociándolas a temas actuales que aluden a dramas psicológicos a menudo teñidos de humor. Sin duda, el mundo de François es un lugar donde la niñez y la adultez están íntimamente entrelazadas. Sinceras, inflexibles e inquietantes sus piezas dejan un registro vivo que nos permite vibrar con el miedo, el asombro, la nostalgia y la esperanza que parecen experimentar sus personajes. “Al crear una pintura, no estoy en busca de una narrativa coherente. Prefiero lo esquivo, el misterio. Me entrego a las emociones y la compleja experiencia de la pintura, manejando asuntos invisibles y empujándolos a ser en lo físico con cada marca del pincel”, explica Escalmel, artífice de una obra que como espectadores estamos invitados a develar.

© François Escalmel - "Earth"

© François Escalmel - "Giant"

© François Escalmel - "The Prayer"

© François Escalmel - "Liberty"

© François Escalmel - "The Detectives"

Enlace: www.francoisescalmel.com

No Hay Más Artículos