Nacido en Talca, y hoy radicado en Santiago de Chile, el ilustrador Álvaro Troncoso (29) se ha dedicado a combinar sus dos grandes pasiones: la música y el dibujo. Para Álvaro, todo lo que pasa frente a sus ojos se transforma en un referente, algo que vale la pena registrar aunque sea sobre una simple hoja de papel. “Creo en el flujo continuo de las cosas -no dividido- que se expande o contrae según lo que vivimos día a día. Los monos que hago vienen desde ese “no lugar”, desde la guata y la intuición”, explica Álvaro. Por ello, el acto de dibujar se ha convertido para Troncoso en algo natural, una forma de improvisar regalos para sus más cercanos, obsequios garabateados que ya lleva un tiempo compartiendo en Tumblr e Instagram. Profundizando en su trabajo, Álvaro comenta sus razones para crear: “Todo lo que vemos a nuestro alrededor es producto de nuestra propia creación espontánea; me gusta verme como un tubo que deja pasar -o no- la energía tal como fluye en el universo y eso se ve representado en el pulso de lo que hago, muchas veces, a mi favor, discontinuo y desordenado”. Por estos días, Troncoso toca batería en Möreno, continúa dibujando compulsivamente y le entrega parte de su tiempo a una agencia de publicidad. Sus dibujos evolucionan a este ritmo, y en digital buscan una conexión fugaz y meditativa, como una especie de mantra instantáneo en una dimensión paralela.

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

© Álvaro Troncoso

Enlace: alcyon.tumblr.com www.facebook.com/alvarotroncosoa

No Hay Más Artículos