Como todas las mañanas, la diseñadora de modas Una Hlin Kristjansdottir va a dejar a su hija al colegio en compañía de su perro. De vuelta, es habitual un café acompañado de un croissant, recorriendo lentamente las calles del área 101 del antiguo barrio de Reykjavik (Islandia), hasta llegar a su oficina: Una casa muy antigua, restaurada por ella misma junto a un amigo. En el silencio de uno de sus lugares favoritos, Una se sienta frente a su mesa de trabajo para entregarse a largas sesiones de dibujo, que a veces se extienden hasta altas horas de la noche. Conversamos con esta creativa islandesa que ha llamado la atención de la escena fashionista internacional con su marca Royal Extreme.

Una, ¿qué te mueve del mundo de la moda ?

Me apasiona la idea de diseñar vestuario que haga sentir a las mujeres elegantes, seguras de sí mismas e independientes.

¿Qué tienes en mente cuando inicias una nueva colección?

Crear piezas que se amolden y favorezcan a la figura de la mujer, usando telas de la más alta calidad y agregándoles hermosos detalles que dan efectos sorprendentes. Para ello, me inspiro en todo lo que me rodea, atrapo formas y colores de mis objetos favoritos.

Desde sus inicios -a fines de 2009- Royal Extreme ha destacado gracias a una acertada gama de diseños que exudan modernidad y elegancia. Cuéntame, ¿cómo inicias tu propia firma?

Me gradué hace algunos años y empecé a trabajar como diseñadora asistente y coordinadora de colección para una interesante marca durante tres años.  Siempre supe que podía hacer algo mejor…quería seguir mis sueños y tener mi propia marca como una forma de desarrollarme libremente en la industria de la moda. Un día sentí que era el momento de ser feliz y utilizar mis talentos al máximo. Entonces, dejé mi empleo y unos meses más tarde lancé Royal Extreme.

Como bien dicen: el verdadero debut es en la pasarela. ¿Qué recuerdas de tu participación en el New York Fashion Week?

Pocos meses después del lanzamiento de Royal Extreme, participé en el New York Fashion Week, una de las más grandes vitrinas que ha tenido mi carrera. La verdad es que fue fantástico. Durante años había trabajado para otros y cuando por fin tuve la posibilidad de hacerlo para mi propia marca fue como tener un hijo… ¡Y te sientes increíble cuando tu pequeño llega a ser alguien!  Creo que la respuesta que ha tenido Royal Extreme es maravillosa y me siento feliz de haber dado el paso; aliento a todos a que sigan sus sueños y crean fuertemente en ellos.

No sólo tu personalidad, afecto y preocupación quedan impresos en cada uno de tus diseños; también tus orígenes, ¿qué tan lejos llevas la tradición de la cultura islandesa?

El trabajo manual en nuestra cultura es fantástico. Por eso trato de enfatizar la utilización de detalles que fusiono con mis ideas para hacerlas calzar con los conceptos propios de Royal Extreme.

¿Cómo visualizas el estado actual de la moda y cuál crees que es la clave de Royal Extreme? ¿Quizás el lema “more is more, less is a bore”?

Actualmente, el mundo de la moda es muy diverso. Puedes encontrar de todo, pero para resumir podríamos decir que existen dos grandes tendencias: Tradición y fantasía. En Royal Extreme amo mezclar ambos conceptos para lograr ropa poderosa y expresiva, que sea usable y por supuesto que posea el mejor calce. Estoy satisfecha al ver que mis clientes adoran esta mixtura y el hecho de tener modelos tradicionales con atractivas telas, pues creo que los giros y los detalles son los que hacen que una prenda sea valiosa; única.

Tu propuesta AW2010 tuvo una presentación increíble durante el Reykjavík Fashion Festival, ¿qué o quiénes fueron tus mayores referentes?

Mi gran inspiración para la serie AW2010 fue mi abuela Amma Inga. Todos los colores y texturas así como un gran número de detalles, fueron tomados desde el living de su casa, una de las viviendas más increíbles de Reykjavik en la cual ha vivido durante cincuenta años. Ella es una mujer adorable, una coleccionista empedernida dueña de objetos bellos e inspiradores. Cuando era pequeña podía sentarme en su living  durante horas y siempre ver algo nuevo: desde  cortinas, cristales y sedas, a todo tipo de cojines bordados en hermosos colores que quise traspasar a mi colección.

¿Y qué hay sobre tu encantadora línea SS 2011?

Para crear esta colección viajé muchísimo. Estuve en India por lo menos seis semanas con el objetivo de crear prendas que mezclaran el espíritu del norte con el del sur.

¿Qué te impactó de India?

Ir a India es abrazar un nuevo mundo. Ver la gran variedad de telas; explorar y visitar fábricas y observar el hábil trabajo manual de las costureras fue una vivencia que me hizo crecer como diseñadora a la hora  de  unificar el sentir étnico con el espíritu de Royal Extreme.

Con una marca que cada vez se afianza más… ¿cuáles son tus próximos pasos?

En este momento me encuentro abriendo una tienda Royal Extreme en Reykjavik y una boutique Web. Además estoy trabajando en colecciones de calzado y fragancias; y en el futuro me gustaría expandir las tiendas Royal Extreme Concept a través del mundo. También amo ser parte de proyectos paralelos que puedan hacer una diferencia. De hecho, estoy haciendo un proyecto de beneficencia para Unifem en Islandia y la Asociación del Cáncer.

Sería maravilloso tener acceso a tus colecciones en Latinoamérica…

Los visitaré algún día ¿Y por qué no? Quizás abra una tienda Royal Extreme por allá. De hecho, amo la energía, los colores y los motivos de la moda latinoamericana. En mi colección SS2011 hay algunas piezas que se conectan mucho con esa categoría.

Una, ha sido un placer conversar contigo y realmente espero que Royal Extreme siga teniendo tanto éxito como hasta ahora. ¿Algunas palabras para los jóvenes que se inician en este competitivo rubro?

Les diría que crean en sí mismos. Que trabajen duro y se diviertan con lo que hacen. Está en sus manos ser felices y por supuesto…si tienen alguna ventaja ¡utilícenla!

www.beroyalextreme.com

No Hay Más Artículos