Patricio Valladares: “Aunque una película sea muy buena, si está en otro idioma, no vende”

© Blanc/Biehn Productions + Valladares Films.
© Blanc/Biehn Productions + Valladares Films.

Recientemente el realizador Patricio Valladares regresó a Chile luego de filmar en EE.UU, junto a estrellas del nivel de Michael Biehn y William Forsythe, su más reciente película: “Hidden in the Woods”, que es la visión norteamericana de el filme dirigido por el mismo Valladares, “En las Afueras de la Ciudad”, cinta que recorrió varios festivales internacionales de cine de género durante el año pasado cosechando buenas críticas, polémica y admiración. En esta película, la historia sigue la vida de una familia de campo encabezada por un hombre fuerte y corpulento que luego de asesinar a su esposa, se hace cargo de sus dos hijas, más un bastardo que nació de los repetidos abusos a los que sometía a una de ellas. En este contexto sucio e inmoral, es que este hombre se mete en un lío con la mafia del que saldrá herido y encarcelado. Sus hijas viéndose libres, pero desamparadas, se ven obligadas a huir para esconderse de los mafiosos que buscan venganza. La película adentra al espectador en un espiral de violencia que ahonda en temáticas como el incesto, la drogadicción, la prostitución, y hasta el canibalismo. Todo sin tapujos y mostrado de una forma cruda y a veces extremadamente realista. Descarnada, violenta, sucia y de un humor negrísimo, En las Afueras de la Ciudad, no pasó desapercibida en festivales de género, y hasta logró conquistar a una leyenda del cine de acción y ciencia ficción: Michael Biehn, estrella de películas como “Aliens” y “Terminator”, y que ahora no solo está tras la producción del remake con su productora Blanc Biehn Productions, sino que también lo veremos en el papel del padre bruto y cruel que atormenta a sus hijas y que hace estallar en ira a la mafia. ¿Qué podemos esperar de “Hidden in the Woods”?, ¿qué cosas han cambiado respecto a la cinta original?, y ¿cómo fue trabajar con leyendas del cine como Biehn o William Forsythe?, es más o menos lo que conversamos con Patricio.

© Blanc/Biehn Productions + Valladares Films.
© Blanc/Biehn Productions + Valladares Films.

Entiendo que hace un par de semanas finalizaron las grabaciones de “Hidden in the Woods”, ¿Cuál es la etapa actual del proyecto?

Ahora vamos a empezar a editarla.

¿Quién está editando?

Yo y Jorge Mella, un director chileno que está terminando una película llamada “La Gravedad del Púgil” que lleva 10 años haciéndola en formato super16, es como un thriller sobrenatural súper raro, y él esta trabajando. No es que no me guste, pero por el tema donde vivo, no existen otros editores, y decidí editarla con él, porque él es un súper buen editor y montajista, así que entre los dos vamos a hacerla.

¿No hay problema con la escasa supervisión de Michael Biehn en esta etapa de edición, por el hecho de que él también es productor?

Si claro, ellos te meten el pico diciendo que tienen que verla para dar el visto bueno, pero siempre en todas partes hay diplomacia y ahí uno tiene que convencerlos, eso se conversa, igual las películas no se hacen de a uno, surgen de un team.

¿Me imagino que los primeros cortes de la película serán enviados vía online?

Si claro, así es.

© Blanc/Biehn Productions + Valladares Films.
© Blanc/Biehn Productions + Valladares Films.

¿Cómo surge la idea de trabajar junto a Michael Biehn, quién también hace de productor?

El vio la película, le gustó y quería hacer la misma idea bajo las mismas características técnicas, pero en idioma inglés, eso era básicamente, o sea no hacer una copia exacta, pero adaptar la cinta original para que fuera…

…¿Más internacional?

No, es que tú puedes agarrar la misma película que hicimos tal cual es, con el mismo nivel de brutalidad, y claro, en ingles va a ser más internacional, pero Michael quería hacer lo mismo, pero un poco más recatado, es decir, no tan salvaje en el tema de violencia, eso más que nada.

Yo me imaginaba lo contrario, he visto a Michael Biehn en “Planet Terror” y en “The Victim” y pensaba que era más fanático del gore.

Le gusta el gore, pero lo justo.

¿Hubo muchas discrepancias en la grabación respecto a ese tema?

No, es que así fue planteado del comienzo. La película es sucia, la fotografía tiene un estilo parecido, tiene como el mismo estilo de imagen, los movimientos son igual de bruscos y sigue una misma línea visual, pero más orientado a lo gringo. Es como un thriller se puede decir, el mejor elemento para definirlo es un thriller, porque te mezcla de todo. Y las escenas quedaron mejor, por ejemplo el tema de la policía y la motosierra o esas escenas del parto, fueron echas igual que la original modificando alguna partes para que quedara más atmosférico que visual. Igual quedaron chocantes, hay sexo, sangre y todo, pero no a un nivel tan absurdo.

© Blanc/Biehn Productions + Valladares Films.
© Blanc/Biehn Productions + Valladares Films.

¿No veremos entonces a un personaje similar al que tú interpretaste en la cinta original, ese que se tiraba pedos?

No, no, no, pero igual esos personajes los dos chicos que eran como los matones que gritan todo el rato, los reemplazamos con dos canadienses. El humor que hay es más americano.

¿Cómo un humor similar al de “Planet Terror”?

En humor si, pero tiene poco de comedia. Tratamos de respetar algunas partes, pero no cae tanto en la comedia. Es que más que nada, lo del humor lo hicimos así para que la película no sea tan densa, por eso ocupamos el tema de lo cómico para que no sea todo tan denso.

Tengo entendido que “En las afueras de la ciudad” tuvo un presupuesto de 100 mil dólares…

Si, estimativo, tuvimos un presupuesto del gobierno que nos dio como 23 millones, y después la municipalidad nos dio otro poco de plata y así fuimos juntando, pero no, esos 50 millones de pesos no fueron reales, realmente costo menos, pero se vende como una película de 100 mil dólares.

Y ahora en el remake “Hidden in the Woods”, ¿De cuánto presupuesto estamos hablando?

No tengo idea, no lo se, yo no me dediqué a buscar plata y todo eso, así que no sabría decirte, pero teníamos catering, habían tráiler para los actores. Eran cosas costosas, por ejemplo, había una cosa que no tenía ni puta idea de lo que era, y era una maquina de mierda, como un tráiler, con casetas de baño para todo el equipo y eso acá no existe. Igual el equipo técnico era grande, había gente que no aportaba mucho, pero igual era gente, así que nunca supe de cuanto fue el presupuesto estimativo.

© Blanc/Biehn Productions + Valladares Films.
© Blanc/Biehn Productions + Valladares Films.

Siendo autocrítico respecto a “En las Afueras de la Ciudad”, ¿qué elementos se han mejorado en esta nueva versión?

Eeehhm… Yo creo que ambas son malas (Risas), a ver, los elementos que le juegan a favor es el tema de los actores, más que nada, porque hay dos actores que fueron leyenda en su momento. Eso yo creo que le juega mucho a favor, viéndolo desde el punto de vista, no como creador, sino que de alguien que vende la película. Además de tener otros rostros, de esos nuevos actores, que actúan en películas más o menos grandes y también por el que el hecho que la película sea hablada en ingles, entonces sube el nivel de venta. Aunque una película sea muy buena, si está en otro idioma, ya no te pagarán un precio decente, el inglés vende más porque te evitas el tema de usar subtítulos, ya que los gringos son flojos, y por el tema que se entiende más, por ejemplo, en la película de nosotros (“En las Afueras de la Ciudad”) que estaba en chileno, en México no entendían nada. Y yo les decía a los mexicanos, “yo a ustedes sus películas se las entiendo, porque me crié viendo “El chavo del 8” o películas que llegaban a Chile”. Y ese fue el problema de nosotros, la gran barrera que tuvimos fue el idioma que era muy chileno, pero también iba por el tema de que era una película de un fondo que es para hacer películas en Chile. “En las Afueras de la Ciudad” siempre fue pensada para hacer DVDs afuera, pero siempre manteniendo el margen nacional y local. Otro plus es el tema de los efectos especiales, que no fueron tantos, pero teníamos a Vincent Guastini, que ha trabajado en un montón de películas. De pendejo que veía las películas en las que él estaba metido y eso fue para mí como… Wuah!!

¿Cómo fue trabajar en el set con estrellas como Michael Biehn o William Forsythe?

Bien. Michael pasó un buen tiempo rechazando películas, pues él esta en una etapa en la que puede elegir y claro William Forsythe está más activo. Lo último que hizo es esa serie “Boardwalk Empire” y claro, viene de hacer producciones más grandes, y está acostumbrado a otra forma de trabajar, y se maneja en un montón de cosas que yo no conozco. Ese fue el gran problema que hubo, el tema de agarrarle el estilo de trabajo a Forsythe. Y con Michael fue diferente, porque estaba siempre dispuesto a todo lo que se le dijera. Le decía algo, él me daba su punto de vista, pero siempre al final lograba lo que yo quería hacer y él improvisaba algunas cosas y quedaban todas buenas. Y fue diferente además, porque William estaba sólo como actor y Michael estaba, además de actor, como productor, así que estaba muy metido en el proyecto, era su idea.

© Blanc/Biehn Productions + Valladares Films.
© Blanc/Biehn Productions + Valladares Films.

¿Alguna anécdota freak con ellos?

Hay muchas, hay una con Electra (Avellán), que me dijo “compadre te tengo un regalo”, y fuimos al auto y saca un machete autografiado por ella y Robert Rodríguez, fue rebueno, pero lo chistoso es que era un machete y yo decía, “Pero, ¿Cómo mierda me llevo esto a Chile?”. Y esa fue la anécdota, que anduve como dos semanas de allá para acá, a todas partes con un machete dentro de la maleta, con Michael fueron demasiadas…

¿La más freak?

La más freak… Cuando grabamos la escena del parto, hubo varias anécdotas, pero la más freak fue esa, es que Michael quería que fuera de otra forma el parto, no tan campesino chileno, pero fue igual de brutal y yo le dije que saliera sin polera, y las chicas estaban con paños en la boca bien fuerte sudando y todo eso y Michael a torso desnudo, así que se veía bien pornográfica la escena, a nivel pedófilo, porque eran dos chicas y una teniendo un parto. Se veía todo bien cochino y claro, ahí él empezó a improvisar sacando unas chuchadas, pero bien gringas, y quedaron tan buenas las líneas que estoy seguro que todo el mundo va a quedar pegado con ellas y sacó un tono de voz como cuando sale en la película “La Roca”, así con el mismo espíritu, pero unas chuchadas así densas y todo el mundo después andaban hueveando con las frases. Esa fue como una de las partes que marcó la película y siempre la voy a recordar a nivel de talla (anécdota).

Este proceso sin dudas abrirá las puertas para muchas cosas más. ¿Ya hay dialogo con otros productores o directores internacionales?

Hay uno, pero nada concreto, yo creo que cuando se termine la película se podrá lograr algo. La gente me dice que aproveche ahora, que empiece a prepararme. Electra me decía que en el tema de los agentes, los gringos siempre te mienten, te prometen cosas, te prometen diez huevas y te cumplen cuatro… Pero es la idea, la expectativa.

¿Quién es ese uno? ¿Es conocido?

No te voy a contar, porque no hay nada hecho, después quedó como un hueón de la calle que empieza a inventar huevas.

¿Y futuros proyectos más personales?

Si, hay un proyecto que quiero hacer en Santiago, que es como en la onda de “Straw Dogs” de Sam Peckinpah, o “The Strangers”, algo así como la típica “Home Invasion”, que está bien de moda. Y otro proyecto, pero no hay nada concreto todavía, quiero terminar primero esta.

¿Para cuándo estaría lista “Hidden in the Woods”?

Ahora tengo que hacer un teaser para el festival de Toronto, porque van a venderla y yo creo que en diciembre va a estar lista, mi idea es tener en octubre o noviembre un corte más o menos decente y comenzar a mandarla a festivales. Ya cerraron contrato en algunos territorios para la explotación de la película y ahí el tiempo que dure editando los distribuidores se encargan de venderla y cosas así.

¿Hay posibilidades que se estrene en cines chilenos?

No se, lo veo difícil. El caso de la película que hizo Eli Roth aquí en Chile, “Aftershock”, ya es complicado que llegue acá. Tras “Hidden in the Woods”, tenemos el mismo agente de venta de “VHS” y esa película llegó acá al cine, y esa película nunca fue pensada para el cine y sin embargo llegó. Se puede esperar cualquier cosa de las películas cuando son independientes, así que quizás en una de esas “Hidden in the Woods” se asoma por aquí, pero no esta pensada para el cine, aunque yo como la veo, igual se puede mostrar. De todas formas Chile no me interesa tanto, porque por ejemplo Jorge Olguín se saca la mierda haciendo una película, “El Caleuche”, por ejemplo, que se demoró no se cuanto tiempo y le fue como el pico. Así que al final todo es relativo.

Mmm, ¿Faltará público acá en Chile?

No, yo creo que el publico hay, lo que pasa es que el publico las baja. El público existe, pero la gente las baja de Internet o las prefiere ver en la casa. Es el esquema, es que acá la gente no esta acostumbrada a ir al cine, van al Blockbuster y a los estrenos grandes, hasta yo también poh, por ejemplo, no pagaría $2.500 (US$6) por una película que no tenga muchos efectos. La gente sólo paga por grandes estrenos por el sistema ese de hacer rendir la plata, así que de que existe público, existe y eso está comprobado, pero es un público que lamentablemente no paga. El dinero es el problema.

Y para finalizar, ¿Qué me dices de los festivales chilenos, como por ejemplo, el de Valdivia?

No, no gano ni un peso en festivales de acá, en festivales de afuera te invitan, te pagan el hotel, te dan comida, te pasean y acá no. Por ejemplo, a mí en el “FrightFest” me pasearon, estuve en un hotel genial, conocí y comí con Argento, después conversé con Gregory Nicotero, un ambiente genial para uno que le gustan las películas y generar contactos de trabajo. En cambio en Chile, tú tienes que pagarte el pasaje, te juntas con puros sacos de huevas que son estudiantes de cine engrupidos, no, no. El único festival que me ha tratado bien es el de Viña del Mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *