Brillar en una disciplina en la que aparentemente está todo hecho es una gran hazaña, sobre todo si eres recién graduado. Tal es el caso de la joven Natalie Rae Richardson quien ha llamado la atención de la crítica especializada con su serie de postgrado inspirada en el cuidado del medio ambiente: una gama de vestimentas donde prima el azul eléctrico combinado con tonos pasteles, delicados bordados y texturas café natural que simulan el pelaje de un pony. El resultado es un sugerente juego de siluetas inspiradas en la década de los 80 y acertados complementos realizados en madera que buscan desde la perspectiva de su autora “que las personas encuentren su propia individualidad”. Hablamos con Natalie sobre esta colección y sus planes futuros.

Natalie, ¿cómo va tu vida por estos días?

Un poco ajetreada, especialmente en este momento que estoy tratando de tener una marca de moda en funcionamiento, lo cual requiere una gran cantidad de tiempo y dedicación. Paralelamente, estoy desarrollando mi nueva colección y participando en “The Green Fashion Competition” en Ámsterdam y los “Fashioning the Future Awards 2011”, competencias que espero me den el apoyo suficiente para impulsar mi marca con éxito.

Después de una espectacular presentación de postgrado en el London College of Fashion, ¿has sentido la presión de tener que posesionar tu marca con fuerza?

Puedo ser honesta y decir que estoy recién empezando como diseñadora de moda, así que mucho de esto es nuevo para mí. Es una gran cantidad de trabajo y no tengo tantos diseños como me gustaría. Al iniciar un negocio como éste, una gran parte de la atención se centra en todo lo demás, menos en el diseño. A veces es un poco desalentador, pero creo que se deben aceptar las reglas de juego y seguir adelante…

Ahora que estás concentrada en impulsar tu trabajo, ¿cómo visualizas la industria fashionista actual?

Es un terreno muy interesante debido a que su estado se está preparando para un nuevo movimiento hacia algo más auténtico. Creo que la gente desea explorar el verdadero significado de ser un “individuo”. ¡A mí me encanta!. Es un buen momento para el diseño sostenible, un tema que me inspira mucho y que dio forma a mi colección de postgrado.

Imagino que “Eco Lux” ha sido una gran satisfacción en tu camino profesional…

Gracias a ella tuve la oportunidad de conseguir todo lo que me propuse hacer en cuanto a ética y sostenibilidad: una colección que hablara por sí misma.

Cuéntame, ¿qué desafíos enfrentaste para dar con esta idea orgánica, fresca y tan genuina?

Me tomó mucho tiempo la investigación para el concepto final, más aún encontrar las telas y las técnicas de bordado que se traducirían en la imagen de cada pieza.

La colección es impresionante en cuanto a estética y técnica, ¿cómo lograste trabajar las texturas?

Durante mis estudios estaba tratando de encontrar la manera de traducir la apariencia de la piel real en el bordado, pero los libros no poseían la información suficiente para lo que tenía en mente. Mi siguiente paso fue buscar ilustraciones de animales como las de Ryan Berkley y sus encantadores retratos. Observé la forma en que se ilustra la piel en un dibujo 2D, lo que pronto me llevó a la pintura experimental que me mostró nuevas formas de traducir la piel en el papel. Lo que buscaba era la pincelada y la manera ideal de usar dicho estilismo en el bordado.

Y con qué nos sorprenderás próximamente…

Me interesa la yuxtaposición de ideas, piezas que se fundan en conjunto. Crecí en San Diego, California, cerca de la frontera con México. Tuve un profesor en la escuela primaria que me enseñó a valorar la herencia de la cultura hispana, la artesanía tradicional mexicana y la danza. Tanto me encantó, que ahora la colección que actualmente estoy trabajando es influenciada en gran parte por la vestimenta tradicional mexicana, así como la cultura de la calle de México y San Diego.

Enlace: www.natrae.com

No Hay Más Artículos