A sus 50 años, Karim Rashid es todo un referente mundial en lo que a diseño de vanguardia se refiere. Con una imaginación desbordante y sin fronteras, plasmada en objetos, muebles, joyas, luminarias y diversos proyectos de arte e interiorismo, este hombre -nacido en El Cairo y criado en Canadá- ha transformado su trabajo en un ejercicio tangible de creatividad democrática.

Ganador de un sinnúmero de premios y cerebro de espacios entre los que destaca recientemente la grandiosa estación de metro Università en Nápoles, Italia, Rashid ha puesto su talento al servicio de grandes firmas como Alessi, Artemide, Bonaldo, Carolina Herrera, Coca Cola, Dupont, Sony, Kundalini, Giorgio Armani, entre otras. Proyectos en los que queda patente su rigor profesional a la hora de dar vida a diseños donde la funcionalidad, el uso de líneas sinuosas y el color son una constante.

Más allá de un aspecto meramente estético, Karim ha sabido dar un giro a su trabajo, profundizando a través de sus propuestas en las implicancias sociales necesarias para cambiar la perspectiva sobre la cultura del consumo en pos de la sustentabilidad.

Bajo este lineamiento surge Bobble, una revolucionaria botella de PET reciclado libre de BPA y PVC, que incluye en su interior un prosaico filtro de carbono activo que elimina el cloro y otros contaminantes orgánicos del agua de la llave mientras se bebe.

Desde su estudio en Nueva York, Estados Unidos, conversamos con Karim Rashid sobre tan interesante producto, no sólo pensado como una solución en cuanto a reciclaje, sino también como respuesta al creciente interés de transformar los patrones de consumo de algo fundamental como el agua.

Karim, ¿qué desafío tenías en mente al momento de crear la forma tan icónica y orgánica de Bobble?

Desde el punto de vista del diseño, obtener la forma curvada correcta de la botella era muy importante así como tener el mínimo espesor posible utilizando la menor cantidad de plástico en el proceso, con el fin de generar un producto lo suficientemente resistente para soportar su rellenado en trescientas oportunidades y ser presionada sin perder su forma.

Dicha estética contorneada es muy importante en cuando al agarre y la manipulación del objeto…

Claro, especialmente cuando vas en un auto o estás en el gimnasio. La botella es perfectamente redondeada en una forma simétrica, algo ideal para la inyección en soplado, con los cuales estamos familiarizados. Quería una botella de forma limpia sin bordes o grabados así es que hice una forma de “8” para darle fuerza sin agregados.

Bobble ha tenido un tremendo éxito en Chile y en Latinoamérica. ¿Crees que este producto ayuda realmente a crear nuevos hábitos en cuanto al consumo de agua?

Sí, creo que puede ayudar a todos. Bobble es y será un fenómeno global alrededor del mundo, algo muy importante de conservar. El costo del uso del agua es perjudicial para la tierra. El beber directamente, el uso de plástico libre de BPA y el ahorro de cientos de botellas, puede ayudar a salvar la Tierra.

¿Tienes en carpeta seguir ampliando la familia Bobble?

Por supuesto, y estoy muy feliz de contarles que estamos ampliando la línea Bobble. Para ir al gimnasio, hacer yoga, ciclismo, para su uso en el hogar e incluso para bebés. Todos, pronto tendrán una Booble en su refrigerador, en su coche o en su oficina.

Pensando en el amplio el imaginario de productos que has desarrollado a lo largo de tu carrera. ¿Qué queda pendiente? ¿Existe algún objeto o proyecto que te gustaría diseñar y no has tenido la ocasión de hacerlo?

Mucho de lo que hay en el mundo necesita ser renovado, desde el aire acondicionado, hasta máquinas de café, licuadoras, tostadoras, planchas y secadores de pelo. Creo que me encantaría diseñar una casa o un jet privado, un auto eléctrico, un chip digital implantado en mi ojo, un buen sistema de música inalámbrico, un computador portátil desechable o una cámara digital (todas son muy feas). También me gustaría diseñar un pequeño museo, condominios y hoteles.

Hace algunos años tuviste la oportunidad de visitar Santiago de Chile. ¿Qué memorias retienes de dicha experiencia?

Me encantó el vino tinto cabernet chileno, la gente, el arte, los colores, la energía, el paisaje natural de gran belleza, la joyería, la artesanía y el amor que existe por el diseño. Espero volver de nuevo pronto. Idealmente me encantaría diseñar un hotel en Santiago.

Enlace: www.karimrashid.comwww.bobble.cl

No Hay Más Artículos