Natural de Guadalajara (México), José Luis López Galván (1985) es un artista visual con un grado en diseño de la comunicación gráfica. Sin instrucción académica formal en artes, el creativo se regocija en las posibilidades del óleo como uno de los grandes, dispuesto a ir más allá de lo sublime y de las formas que dicta la literatura, embelesado por lo que no es. Basta con observar a sus personajes, que parecen sacados de una fábula alucinante, para percibir su interés por dar vida a lo que no es en la realidad bruta, en la pura cotidianidad: hay animales antropomorfos, de impactantes personalidades, llegan para traer caos a la aparente quietud de estas escenas totalmente surreales; hay cuadros victorianos que enmarcan los defectos de seres viles, arrastrados por su imperfección, puesta en evidencia por la impecable técnica casi fotográfica. Así, la obra de José Luis López Galván se nos presenta como un prisma dispersivo en el que cada interpretación será única y, quizá, infinita.

©  José Luis López Galván

© José Luis López Galván

Tu obra está llena de reminiscencias barrocas y victorianas. ¿Qué periodo histórico del arte te ha inspirado más?

En efecto, hay toques de la época victoriana en algunas de mis pinturas y un aspecto barroco en la mayoría, que aparece por medio de los claroscuros, que para mi gusto son la mejor manera de lograr el máximo volumen en una imagen; este aspecto es sumamente importante para lograr lo que busco en mi trabajo. El lado victoriano aparece, por un lado, como un medio de contraste entre los significados, pues representa muy bien lo políticamente correcto, lo rígido, bueno y normal, por así decirlo; pero en el contexto de mi trabajo todo esto es negativo, así que es normal encontrar villanos con vestimenta victoriana. Me gusta usar todo esto como una forma de darle permanencia a mi trabajo; quiero una pintura que no tenga tiempo.

©  José Luis López Galván

© José Luis López Galván

¿Cómo definirías tu estilo en pocas palabras?

Eso es algo que aún no he podido descubrir. Alguna vez me dijeron que hacía surrealismo barroco, pero en ocasiones también manejo el hiperrealismo. En este momento estoy acercándome a otros estilos, así que todavía no podría definir alguno.

©  José Luis López Galván

© José Luis López Galván

Sobre otros autores, ¿a quiénes admiras especialmente y de quiénes se nutre tu estilo?

Puesto que mis estudios principales no son de artista sino diseñador, no pude aprender sobre muchos artistas, pero siempre admiré el trabajo de retrato de artistas como Rembrandt y Velásquez, y más que nada la genialidad de Dalí para plasmar mundos y personajes que no existen en el mundo físico. Últimamente y sin saberlo, descubrí que tengo una enorme atracción por lo español; me he interesado mucho en el arte de Velásquez, Picasso, Miró, Dalí, Varo y Goya, pero finalmente tomo sólo parte de lo estético. Esto es lo que me interesa principalmente, pues mis conceptos pueden ser muy distintos y personales.

©  José Luis López Galván

© José Luis López Galván

¿Qué papel juega el simbolismo en tus obras?

Es una parte importante que le da sentido a cada obra. Al final casi todas mis piezas se integran por medio de un collage de símbolos que van marcando la lectura que puede hacer el espectador de la obra, pero como algunos llegan a ser muy subjetivos, mis grandes sorpresas llegan con la retroalimentación. Muchas veces les digo a muchos de quienes creen haber entendido por completo una pintura: “ese no es el significado, pero me gusta más el tuyo que el mío”.

©  José Luis López Galván

© José Luis López Galván

¿Cómo anclas mensaje con símbolo, forma e idea?

Las obras están llenas de símbolos que pretenden un mensaje, pero no están sujetas a él. De hecho en ocasiones el mensaje aparece como un mero pretexto, puesto que personalmente la verdadera búsqueda que me obsesiona es la de la estética y las nuevas formas. Yo les llamo juegos visuales, formas creativas de mostrar la misma situación, retos personales. Por eso me gusta ese lado estético surrealista donde el artista puede probar nuevas formas, siempre ligándose a la realidad, para dar rienda suelta a la imaginación, pero demostrando que lo que ha pintado no es un accidente. Para alguien que no cuenta con estudios formales en arte, siempre me es importante demostrar que me lo estoy tomando en serio.

©  José Luis López Galván

© José Luis López Galván

¿Qué te inspira? ¿Eres de los artistas que obtienen ideas de sus sueños?

En ocasiones me preguntan si sueño las cosas, si uso alguna droga, si leo a algún autor o si he visto demasiada televisión o cine; podría decir que no tengo obsesión por casi nada. En el caso de las drogas o los sueños, ninguno interviene en mi trabajo porque nada de lo que creo viene del subconsciente, sino que es muy consciente en todo momento. Parte de lo que más me divierte es buscar la armonía entre lo que no pareciera tenerla y hacer una obra llena de secretos a encontrar.

©  José Luis López Galván

© José Luis López Galván

¿Cuál de tus obras es tu favorita?

He hecho pinturas que me gustan mucho, pero hay una muy especial, “Sin título” (2009), donde aparezco yo por primera vez como un niño, y también fue la primera vez que aparece un conejo, algo que ya se ha vuelto como mi firma.

©  José Luis López Galván

© José Luis López Galván

Para ti, ¿cuál es la causa última del arte?

Cuando menciono esto con artistas se vuelve complicado, pero mi opinión es que fuera de lo que muchos me comentan, como que el arte tiene que representar a su tiempo, sublimar al ser humano, ser catarsis de los males del mundo, denunciarlo o mostrarlo y cosas por el estilo, yo creo que el fin del arte está en mostrar la visión del mundo de cada uno de nosotros, y eso va para todos, porque creo que los niños deberían aprender a dibujar así como aprenden a escribir. Siento que la creatividad está muy despreciada en la educación, mientras es la principal materia prima de todas las grandes industrias del mundo. Para los artistas en específico, el fin debería ser hacer un aporte, mostrando una nueva visión y todo lo que se puede formar dentro de la mente, con la mayor honestidad posible. Por último y tal como lo han hecho muchos de los grandes, también hay que dar esa sorpresa al espectador que creía haberlo visto todo. En síntesis, creo que el fin del arte no es tanto la evolución, sino la ruptura de los modelos, no para crear nuevos, sino para mantenerlos rotos constantemente. El mundo tiende a conformarse, pero el arte es un medio para ser valientes. Por eso creo que cada idea tiene su medio idóneo para existir, y en el caso de la pintura, aprovechar su medio único para comunicar lo que las palabras no pueden. Como le dije a una amiga: la pintura es como poder tomar la luz con las manos y mostrar con ella lo que sea.

©  José Luis López Galván

© José Luis López Galván

©  José Luis López Galván

© José Luis López Galván

Enlace: www.facebook.com/joseluislopezgalvan.art

No Hay Más Artículos