En el Puerto de Rotterdam y rebozado en virutas de madera nos recibe Joep Van Lieshout (1963). Deja la sierra mecánica a un lado y nos invita a pasar a un almacén donde guarda algunas de sus piezas. Sus obras se caracterizan por sobrepasar los cánones artísticos y tener utilidad más allá de la mera contemplación. Un tracto digestivo de tamaño gigante puede llegar a ser un bar. Una vagina puede ser un hogar en el que el útero es el dormitorio. Una escultura puede hablarnos de una ciudad basada en un régimen de esclavitud en el que los hombres y las mujeres son reciclados en biogás, carne y órganos que se reutilizan. En el Atelier van Lieshout trabajan más de 20 personas para llevar a cabo un proyecto más bien personalista que engloba desde mobiliario a piezas artísticas de grandes dimensiones.

© Joep Van Lieshout - BikiniBar Under Construction

© Joep Van Lieshout – BikiniBar Under Construction

Joep, ¿cuándo se te ocurrió crear tu Atelier en lugar de trabajar a la manera de un artista individual?

Hace mucho tiempo, cuando comencé a trabajar como escultor. Mis piezas empezaron a tornarse más minimalistas. Así fue como empecé a darle una utilidad a mis esculturas y empecé a crear mobiliario, para lo que necesitaba que otros me ayudaran. Más tarde le daría una vuelta más al concepto para tratar que los propios clientes diseñasen sus obras y el Atelier no fuese más que una especie de contratista.

© Juan Bernardo Rodríguez

© Juan Bernardo Rodríguez

Tu trabajo sigue básicamente las reglas de aquellos talleres de los tiempos de Rembrandt: muchos trabajan y sólo uno se lleva el reconocimiento público. ¿Estás de acuerdo con esta afirmación?

Sí, como en el caso de los grandes artistas sólo uno piensa en la obra y el resto la ejecutan. En eso se basa mi trabajo.

© Juan Bernardo Rodríguez

© Juan Bernardo Rodríguez

Tus piezas trascienden los límites de la arquitectura, el diseño y la escultura. ¿En qué campo considerarías que trabajas?

Ante todo creo que lo que hago es arte, pero uso el lenguaje de la arquitectura y el diseño. Sin embargo creo que al hacer cosas que nadie pide no me dedico al diseño sino al arte.

© Joep Van Lieshout - Penis XL

© Joep Van Lieshout – Penis XL

El año pasado creaste una especie de refugio para artistas en el Chocó, en Colombia. ¿Qué nos puedes contar de este tipo de trabajos “menos oficiales”?

Mi agenda está llena de todo tipo de proyectos. Estoy más interesado en estas cosas en las que el arte no es tan necesario. ChocóBase fue muy interesante para mí porque colaboré con la gente del lugar para construir aquel edificio con sus propias técnicas y herramientas. Exploré el área, visité zonas indígenas donde la gente vive muy cerca de la naturaleza y de alguna manera esto me ayudó a mí mismo.

© Joep Van Lieshout - ChocóBase, boceto del creador

© Joep Van Lieshout – ChocóBase, boceto del creador

¿Crees que este tipo de acciones también podrían usarse para favorecer a otras personas? Por ejemplo en Chocó si en lugar de construir un espacio para un artista se llevasen a cabo obras que ayudasen directamente a los habitantes de la zona.

Sí, de hecho hice proyectos de ese estilo en Brasil. En Chocó aun así la gente se acostumbra a construir de la manera tradicional. Quizás viendo que se puede construir de una forma distinta, más especial y más radical, ellos también cultiven su inventiva, cambien su perspectiva para ver que hay otras maneras de construir.

© Juan Bernardo Rodríguez

© Juan Bernardo Rodríguez

¿Qué relación tiene tu trabajo con la idea del Darwinismo Social, con cambiar y adaptarse o morir?

Estoy mucho más interesado en los sistemas totalitarios, del comunismo al nazismo, y qué rol juegan las ideas en estas estructuras. También en cómo funciona el racionalismo en nuestras sociedades. Creo que muchas decisiones son tomadas de manera demasiado racional y eso puede ser peligroso. Por otro lado el Darwinismo es algo ligado a la naturaleza y que nos hace ser como somos, por lo que de alguna manera todo está ligado.

© Joep Van Lieshout - Hagioscoop (2012) + Cradle to cradle (2009)

© Joep Van Lieshout – Hagioscoop (2012) + Cradle to cradle (2009)

En Cradle to Cradle elaboras una sociedad muy rígidamente trazada. ¿No es algo parecido a lo que se hace en ocasiones con los animales o con las personas?

Cradle to Cradle está mucho más relacionado con la ética. ¿Puedes utilizar a la gente como esclavos si es incluso mejor para ellos? Para ello juego con la idea de reciclar a las personas, la muerte, reutilizar sus órganos y su carne. Todo el trabajo es una idea racional para una sociedad más perfecta económicamente. Es algo que realmente siempre ha hecho el ser humano con animales y a veces con personas. Lo único que no siempre se habla de ello.

© Joep Van Lieshout - Woman (detalle)

© Joep Van Lieshout – Woman (detalle)

Tu trabajo The Farm también habla de lo importante que es estar preparado para un supuesto fin del mundo…

Sí, habla de cómo autoabastecerse. Pero también pretendo crear una gran granja en la que se muestre lo que ha venido ocurriendo en este tipo de elementos productivos desde la prehistoria con animales y personas.

© Joep Van Lieshout - Vostok Cabin (2010)

© Joep Van Lieshout – Vostok Cabin (2010)

En muchas de tus obras tratas la idea de la contaminación y en ocasiones simulas al petróleo y sus derivados. ¿Por qué esa referencia a la polución?

Creo que en nuestras sociedades, de constante crecimiento y consumo estamos creando muchos problemas medioambientales. En mi trabajo siempre está lo bueno, lo malo y lo feo. Esto se acerca más a la visión apocalíptica del mundo, la parte desagradable de la utopía.

© Joep Van Lieshout - Course to Life

© Joep Van Lieshout – Course to Life

En ocasiones se te acusa de sensacionalista. Cuando un artista trata temas diferentes la opinión pública suele quedarse con lo más impresionante. ¿Tú qué opinas?

Creo que en absoluto lo hago de manera sensacionalista. Lo que hago lo hago porque me apetece. Utilizo elementos de la arquitectura y el diseño pero no lo hago para que llame la atención. De hecho una vagina gigante no creo que sea tan extravagante. Es solamente un aparato reproductor femenino donde puedes vivir.

© Joep Van Lieshout - Whombhouse (2004)

© Joep Van Lieshout – Whombhouse (2004)

¿Qué otros proyectos tienes en mente?

Además de la exposición que se inaugurará en breves en Ámsterdam, voy a instalar un horno de grandes dimensiones para crear acero y poder trabajar con él.

© Joep Van Lieshout - The Gedragen Man (2005)

© Joep Van Lieshout – The Gedragen Man (2005)

Enlace: www.ateliervanlieshout.com

No Hay Más Artículos