El surrealismo contemporáneo posee interesantes referentes, entre ellos, Jennybird Alcantara, una joven artista radicada en San Francisco (California-Estados Unidos), ciudad donde estudió arte y descubrió su pasión por el óleo sobre madera. Su trabajo explora temáticas de ensueño, cuadros habitados por personajes de fábula y fantasía que narran complejas interconexiones mitológicas.Esta obra llena de simbolismo se traslada a sus muñecas, piezas en las que deja patente su interés por la belleza, la muerte y la crueldad, fusionando la naturaleza humana y animal mediante sorprendentes figuras antropomórficas. La vida de Jenny es muy tranquila. Cada mañana saca a pasear al parque a su perro Sailor, para después revisar correos y centrarse en la parte más pragmática del negocio. De hecho, su creatividad se potencia por la noche. Ella misma se define como un ave nocturna, suele trabajar hasta las 3:00 am, incluso hay periodos en los que no para hasta el amanecer, “pero tengo que estar en la cama antes de que salga el sol”, nos dice desde su hogar, una luminosa casa con vistas al océano Pacífico.

© Jennybird Alcantara

JennyBird, tu obra ha sido expuesta ampliamente en Estados Unidos y Europa. Cuéntame, ¿en qué momento se gatilló tu placer por la pintura y la ilustración?

He estado interesada en el arte desde una edad muy temprana. Solía copiar las historietas cuando era una niña y hacer pequeñas esculturas de animales en arcilla polimérica. Luego entre los 13 y 14 años, me apasionó la moda, estuve a punto de seguir esa dirección, pero comencé a pintar muy en serio y descubrí que era mi verdadera pasión. A través de la pintura puedo ser capaz de expresar mis pensamientos y sentimientos personales y tener extrañas conexiones con ellos.

© Jennybird Alcantara

¿Qué tan motivante fue tu experiencia en el San Francisco Art Institute?

Cuando asistí, mi atención se centró más en expresarme de forma creativa en lugar de aprender los métodos tradicionales sobre cómo utilizar los materiales y la pintura, algo que fue de gran valor para mi proceso inventivo. Ser parte de esa comunidad de artistas fue muy inspirador…

© Jennybird Alcantara

Tu trabajo es una suma de narraciones místicas y emocionales. ¿Qué reflexiones devienen de esta mixtura, de tu bestiario?

Creo que todo tiene que ver con la naturaleza y sus contradicciones, así como la esencia del ser humano y mi relación con el mundo que me rodea. Mis pinturas tienen un sueño dentro de una calidad de sueño, algo que se puede describir como alegoría de la condición humana, más concretamente, de la condición del corazón. Eso no quiere decir que hablan sólo de amor, pero de cierta forma el corazón domina todo y es el compañero del miedo, la bondad y la crueldad; por ello la valentía y el amor son figuras dentro de mi pintura que se arrastran por el suelo transformándose en bestias rugientes de mi obra.

¿Qué intentas expresar a través de tus pinturas?

Deseo hablar sobre la interconexión de los opuestos mediante el prisma del mito y la fábula del sueño. Puedo usar el antropomorfismo y  el simbolismo de la dualidad para explorar la conexión de la vida y la muerte y el velo que existe en medio, así como la relación entre la belleza y la crueldad de la naturaleza, la del mundo humano y animal.

© Jennybird Alcantara

¿Por qué esta condición antropomórfica en tus personajes?

Las cualidades antropomórficas de mis personajes muestran la relación de la figura central en el mundo que habita. Mis personajes son seres idealizados: santos y pecadores que surgen de cuentos de hadas y mitologías antiguas… son deidades y mártires, humanos y animales.

© Jennybird Alcantara

¿Te resulta muy difícil ponerte en el rol de espectador de tu propia obra?

La verdad es que veo todas mis pinturas, no importa cuán completa sea, como un estudio para mi trabajo futuro. Tengo una serie de símbolos que empleo para ilustrar la historia que estoy tratando de contar, por ello ésta siempre evoluciona…

© Jennybird Alcantara

¿Tienes un rito especial para comenzar una nueva pieza?

Hago algunos dibujos iniciales para obtener una idea básica de dónde voy a empezar. Normalmente me pongo sobre la faz de la protagonista, porque hasta que ella aparece no puedo seguir adelante con el resto de la pintura. Puedo cambiar las cosas de un lado a medida que avanzo, y aunque este método requiere más tiempo, creo que deja espacio para lo inesperado. También me encanta utilizar un montón de pequeños detalles finos y “ocultos”, algo que no podría ver en una primera inspección.

© Jennybird Alcantara

Tus muñecas son igualmente impactantes…

Mis muñecas están inspiradas en los personajes de mis pinturas. Tomo las características y la paleta de colores de una pintura en particular y las transformo en una muñeca. Por lo general son de naturaleza híbrida, mitad animal, mitad humana. Están cosidas y pintadas a mano, además de tener los brazos y las piernas esculpidas. Puedo usar en ellas telas vintage o nuevas, así como hilos de lana móviles para el cabello.

© Jennybird Alcantara

Jennybird, ¿dónde podemos contemplar tus nuevos trabajos?

Este año estoy preparando variadas pinturas para shows que incluyen la galería Varnish en San Francisco,  la Galería Luz De Jesús en Los Ángeles,  la London Miles en Londres, la Sacred Machine Gallery en Tucson AZ  y la Pop Gallery en Santa Fe, Nuevo México. También estaré creando muñecas para un show de otoño en la Poets Gallery de Nueva Orleans.

Enlace: www.jennybirdart.com

No Hay Más Artículos