Jacque Fresco duerme muy poco. Día y noche está creando y bosquejando diseños para dar solución a problemas que atañen a toda la sociedad, utilizando el principal recurso del hombre: el ingenio. Para Fresco, todo comenzó a los doce años. Tras observar un engranaje sobre una mesa de cristal, imaginó que tal vez en el futuro, los seres humanos podrían construir ciudades en medio del mar, una revelación que habría de determinar los siguientes 82 años de su vida.  Desde entonces ha pasado más de medio siglo diseñando ciudades futuristas, sistemas de transporte e innovaciones biomédicas, que ha resumido en El Proyecto Venus, un manifiesto social, económico, arquitectónico y tecnológico que presentó en 1974 -bajo el concepto de Sociocyberneering -en una entrevista exclusiva con el famoso conductor de televisión Larry King. Sin duda, una ambiciosa idea para transformar radicalmente el futuro del planeta. “Siempre he sido en extremo activo y creativo… y eso hasta hoy no cambia, menos teniendo 94 años”, nos dice Jacque. Por eso, a diario colabora con el Venus Project Design Team con sede en Londres, quienes desarrollan digitalmente cada uno de los diseños que Jacque Fresco y su socia Roxanne Meadows construyeron en el pasado. Dichas maquetas son actualmente presentadas en charlas y visitas guiadas por ellos mismos, a través de las impresionantes instalaciones de The Venus Project en Florida, Estados Unidos. Gente de todo el mundo acude al centro de investigación para conocer de cerca a este diseñador industrial, un visionario que continúa luchando por una meta: construir ciudades sostenibles donde la eficiencia energética y la gestión de recursos naturales beneficien por igual a la humanidad.

Sus ideas han sido conocidas por millones de personas a través de documentales como The Venus Project: the redesign of a culture y Future By Design. No obstante, luego de que el realizador norteamericano Peter Joseph le dedicara una parte de su mundialmente conocida serie de documentales Zeitgeist, Fresco tuvo acceso a un mayor público, demostrando a muchos que la ciencia no avanza a la velocidad que podría, y que para generar cambios es necesario transgredir los límites establecidos y aventurarse a soluciones tangibles para abrir el debate hacia el futuro. ¿Uno de crisis o prosperidad? De ello y más, conversamos a continuación.

Jacque, durante toda su vida ha sido un arquitecto e inventor profundamente comprometido con la investigación y la creación de un mundo mejor. Al ser usted un autodidacta, ¿cree en la educación convencional?

La enseñanza académica no hace hincapié en lo que creo son los puntos esenciales. Yo estaba interesado en el amplio espectro de conexiones que se dan entre sí dentro de las ciencias físicas, pero los estudios formales aíslan a cada rama de la ciencia. Por lo tanto, me encargué de integrar las distintas disciplinas en un todo sinérgico con el fin de aplicar la ciencia y la tecnología a la solución de los problemas mundiales.

Y cuándo nace su interés por explorar el futuro y dar soluciones a las problemáticas sociales…

Vivir la gran depresión de 1929 me ayudó a construir mi conciencia social. Durante este tiempo, me di cuenta de que las fábricas estaban intactas y los recursos seguían disponibles, pero la gente no tenía el dinero para comprar productos. Comprendí que las reglas del juego que nos regían, no se ajustaban a nuestro tiempo y eran muy dañinas. Entonces di inicio a la búsqueda de toda mi vida, llegando a los diseños y conclusiones que se presentan en El Proyecto Venus. La miseria, el sufrimiento, la guerra -y toda la especulación que hay en torno a ella- se convirtieron en incentivo e inspiración para mi trabajo. También me motivó ver la incompetencia de los gobiernos, del mundo académico y las pobres soluciones que nos han dado los científicos. Demasiados errores por limitarse a ver sólo determinados aspectos de los problemas sociales. Me disgusta observar cómo se dedican a buscar otros planetas donde se podría vivir como en la Tierra, mientras nuestro propio planeta es herido por las guerras, la pobreza, el hambre y los desastres ecológicos. Trabajando con drogadictos, alcohólicos, y los llamados delincuentes juveniles en Nueva York, me convencí de que más allá de trabajar individualmente, los métodos más eficaces son los que intervienen las condiciones sociales que son realmente las que crean los comportamientos disfuncionales.

¿Quiénes han contribuido de alguna u otra forma en su visión?

Le debo mucho a Julio Verne, Edward Bellamy, Thorstein Veblen, HG Wells, Sir Jagardis Chunder Bose, Alfred Korzybski, Walter B. Cannon, Chase Stewart, Clarence Darrow, Albert Einstein, Arthur C. Clarke, Mark Twain, Jacques Loeb, Carl Sagan, y otros más que seguramente ya he olvidado.

Dígame, ¿cómo visualiza la ciudad del futuro?

Creo que la ciudad del futuro debe ser concebida como un ambiente totalmente integrado que incluya fuentes renovables de energía limpia, escuelas, centros comerciales, de salud, educación, transporte, reciclaje de residuos, agricultura y entretenimiento. Esta ciudad-sistema no puede ser construida sólo por arquitectos, sino que también requiere de un equipo multidisciplinario de profesionales como sociólogos, analistas informáticos, científicos de materiales, científicos ambientales, ingenieros de sistemas, científicos del comportamiento y educadores.

¿Qué factores fueron importantes a considerar en su diseño?

El hecho de crear un sistema auto-suficiente donde las escuelas, el transporte, la vivienda, la agricultura, la salud y los centros de investigación para la innovación estén todos incluidos en el diseño total, haciendo que la disponibilidad de los recursos y los métodos para llevar a cabo el diseño social, sea algo sencillo y eficiente, sin ningún tipo de elitismo.

¿Y en qué consiste este diseño social del que habla?

La ciudad debe estar en conjunción con un diseño social alternativo llamado El Proyecto Venus. Éste presenta una visión de una civilización mundial sostenible, a diferencia de cualquier sistema político, económico o social que se haya practicado con anterioridad. Esta visión se prevé que pueda ser aplicada en un futuro próximo, cuando el dinero, la política, los intereses personales y nacionales se hayan eliminado.

¿Qué limitaciones ve para lograrlo?

Mucha gente cree que lo que se necesita es un mayor sentido de las normas éticas y la promulgación de leyes y tratados internacionales para asegurar una sociedad global sostenible. Incluso si las personas más éticas del mundo fueran elegidas para cargos políticos, sin los recursos suficientes, aún tendríamos muchos de los mismos problemas actuales. Mientras unos pocos países controlen la mayor parte de los recursos del mundo y el enriquecerse sea su meta, el mismo ciclo de eventos prevalecerá…

¿De qué manera se podría obtener en este sistema un equilibrio entre hombre, ciencia y naturaleza?

La Tierra cuenta con inimaginables recursos. Nuestra práctica de racionarlos a través del control monetario ya no es relevante y es contraproducente para nuestra supervivencia. Hoy contamos con tecnologías muy avanzadas, pero nuestro sistema social y económico nos ha mantenido con nuestra capacidad tecnológica detenida. Fácilmente podríamos crear un mundo de abundancia para todos, libre de la servidumbre y de la deuda sobre la base de la capacidad de recursos que posee la Tierra. Con la aplicación inteligente y humana de la ciencia y la tecnología, la gente puede guiar y dar forma al futuro, todos juntos, y al mismo tiempo, proteger nuestro medio ambiente. No tenemos suficiente dinero, pero si los recursos para lograrlo. Por eso, abogamos por una economía basada en recursos.

¿Cómo el modelo de ciudad que usted plantea podría dar respuesta a catástrofes naturales como el terremoto y tsunami que vivió Chile hace casi un año atrás?

En primer lugar, no se construirá en zonas de falla. Pero, si por alguna razón se hiciera, se debería edificar con lo mejor en tecnológica para resistir terremotos. También habría un departamento especial de contingencia con la capacidad, la formación y todos los recursos necesarios para responder de inmediato a los desastres, sin obtener la aprobación de ninguna autoridad. Nadie tendría que hacer caridad o pedir monedas de cinco o diez centavos para el alivio de desastres o cualquier otro tipo de necesidad, e incluso, el Polo Norte y el Polo Sur se podrían utilizar para almacenar alimentos.

En el mundo del diseño actual conceptos como sustentabilidad y ecología son una clara tendencia, pero parece ser que sólo son tratados como algo superficial que en realidad no trasciende a las estructuras internas de la sociedad. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Estoy completamente de acuerdo contigo. Hoy se habla de edificios verdes o  fuentes de energía eficientes pero que no incluyen un diseño social detrás, lo que hace que se produzca un enorme desperdicio de recursos energéticos y de vida. Se necesita un nuevo enfoque para crear una cultura emergente en constante cambio, debemos declarar los recursos de la Tierra como patrimonio común de todos los pueblos del mundo… o vamos a seguir teniendo los mismos problemas una y otra vez.

¿Qué postura tiene en torno a la cibernética? ¿Cuál será su rol dentro de los próximos años?

Cuando los computadores lleguen a tener sensores que se extiendan por todas las áreas del complejo físico y social, nosotros seremos capaces de lograr una centralización en la toma de decisiones. En una economía global basada en los recursos, las decisiones darán soluciones a los problemas con un enfoque global. Este sistema centralizado puede ser vinculado a los laboratorios de investigación y a las universidades, con todos los datos de seguimiento y actualización constante que éstos podrían ir entregando. La mayor parte de la tecnología necesaria para la gestión de dicha infraestructura se encuentra actualmente disponible.

¿Cuál sería la diferencia entre la tecnología actual y el sistema que usted propone?

La principal diferencia es que nuestro sistema extiende su sistema nervioso autónomo (sensores ambientales) en todas las áreas relacionadas con el complejo social, coordinando un equilibrio entre la producción y la distribución, y funcionándolas para mantener una economía armónica en el consumo de los recursos. Esta tecnología de retroalimentación electrónica industrial puede ser aplicada a toda la economía mundial.

¿Podría darnos una muestra de su aplicación?

Por ejemplo, estos sensores se extenderían por todas las regiones agrícolas. Los sistemas informáticos gestionarían y controlarían la agricultura mediante el control del agua, insectos, plagas, enfermedades de las plantas y nutrientes del suelo. La información procesada nos permitiría tener la mejor información para la toma de decisiones basándonos en un feedback real con el medio ambiente.

Los ordenadores y la inteligencia artificial, ¿servirán como catalizadores para este cambio?

Ellos establecerán las escalas científicas para su funcionamiento. Dudo que la gente al final del siglo XXI juegue un papel significativo en la toma de decisiones. Finalmente, la instalación de la Inteligencia Artificial y las maquinas dedicadas a la toma de decisiones, se encargarán de gestionar todos los recursos basándose en el mejor servicio. Esto dará lugar a un enfoque más humano y significativo para dar forma a la civilización del mañana que no se basa en las opiniones o deseos de una secta o un individuo en particular. Todas las decisiones se harían sobre la base de un estudio exhaustivo de los recursos, la energía y la tecnología existente, sin permitir ninguna ventaja a una nación o a un grupo selecto de personas.

¿Esto se puede lograr a gran escala?

Con equipos procesando billones de bits de información por segundo, las tecnologías existentes exceden por mucho la capacidad humana para procesar la información, y pueden llegar a decisiones equitativas y sostenibles sobre el desarrollo y la distribución de los recursos físicos. Con este potencial, queremos evolucionar más allá de las decisiones políticas tomadas sobre la base del poder, la ventaja es que la gente al fin se liberaría de puestos de trabajo aburridos y monótonos.

Pero hay muchos que temen a la instalación de sistemas cibernéticos….

Este temor es infundado. No es una tecnología de temer. Nuestra preocupación debe ser el abuso y mal uso de esta tecnología, no la tecnología inanimada en sí misma.

Durante todos estos años trabajando en El Proyecto Venus, ¿ha sufrido algún tipo de presión para detenerlo?

Ninguna otra forma más conocida que la desinformación, además de los comentarios despectivos sobre El Proyecto Venus. Creemos que ellos están proyectando sus propias insuficiencias en lo que estamos presentando, porque si entienden su sentido, se darían cuenta de que no hay nada en él que haga daño a nadie. Incluso los más ricos, tendrían un nivel de vida mucho más pleno en una economía basada en recursos, pues el objetivo principal y los esfuerzos de la ciencia y la tecnología se dirigen hacia un mejor nivel de vida, algo que podría superar todo lo imaginado en la actualidad.

Imagino que el filme “Zeitgeist” ha tenido una gran influencia en la difusión de El Proyecto Venus…

El movimiento Zeitgeist ha hecho conocido a El Proyecto Venus en todo el mundo. Es el brazo activista el que lo ha movilizado a través de cada país…

¿Y qué piensa cuando ve a jóvenes de todo el mundo involucrándose en su proyecto, difundiéndolo, haciéndose voluntarios y creyendo en él?

¡Me anima demasiado!. Pero esta dirección es tan contraria a los diseños y los valores sociales que predominan en la actualidad, por ello es necesario llevar a cabo una gran cantidad de estudios para comprender el funcionamiento de El Proyecto Venus. Por eso tener un sitio web extenso con muchos videos y libros electrónicos gratuitos dan una mejor comprensión de esta nueva dirección social. Sólo quejarse sin plantear una alternativa… no es suficiente.

¿Cuáles son sus planes para este año?

Estamos trabajando en un guión para una película que representa los objetivos y la dirección de El Proyecto Venus. Sentimos que un filme es un medio necesario y eficaz para exponer al público las nuevas posibilidades que nos da usar la ciencia y la tecnología inteligente para el beneficio de todos.

¿Cuándo podremos tenerlo por Latinoamérica?

Creemos que hay un gran potencial en América Latina para trabajar juntos hacia los objetivos de El Proyecto Venus. Vamos a asistir a una conferencia en Venezuela en marzo. Sin duda, veríamos con agrado una invitación a otros países de América Latina para presentar El Proyecto Venus.

Enlace: www.thevenusproject.com

No Hay Más Artículos