Rodar “Los Ojos de Julia” ha sido para Guillem Moralesuna experiencia indescriptible; no sólo a nivel personal sino también como aprendizaje en el arte de hacer cine. Rigor e intuición se fusionan en el trabajo de este joven director español, quien presentará su film -producido por Guillermo del Toro- el 7 de octubre en Sitges 2010. Guillem Morales (1975), estudió Cine en el ESCAC, la Escuela de Estudios de Cine y Audiovisuales de Cataluña, graduándose con el corto “Back Room”, después del cual realizó su segundo cortometraje, “Upside Down” (2002), ganador de los premios al Mejor director y al Mejor cortometraje en el Festival de Cine de Huesca. No obstante, es su primer largometraje bautizado como “The Uncertain Guest” el que elevó su carrera a otro nivel.

Amante de historias que plantean más preguntas que respuestas, Morales es dueño de una narrativa que rompe la cotidianidad; un juego de luces y sombras que hablan de cómo funciona la mente humana, su caos, deseo y miseria a un nivel psicológico a la vez abstracto y fascinante. Dicho lenguaje se extiende a “Los Ojos de Julia”, thriller de horror sobrenatural protagonizado por Belén Rueda y Lluís Homar, que se estrenará oficialmente en España el 29 de Octubre y que da pie a esta entrevista.

Guillem, “Los Ojos de Julia” es tu segunda película, ¿cuáles son tus expectativas durante su presentación en Toronto? ¿Sientes un mayor grado de responsabilidad ante un proyecto de estas dimensiones?

Pues la verdad es que intento huir de las expectativas en festivales porque cuando sueñas mucho con ellas pueden llegar a ser muy altas y luego lo más probable es que te decepcionen. Las expectativas sólo sirven cuando estás rodando. Luego ya no. La película ya está hecha y ya no te pertenece. Pertenece a la audiencia y ella va a decidir si le gusta o no. Es su derecho. Pero por supuesto puedo desear. Y ahora deseo que la película guste mucho en Toronto.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con Oriol Paulo en el guión de esta cinta?

Es más divertido, rápido y creativo escribir con alguien. Oriol y yo tardamos mucho en decidirnos a trabajar juntos a pesar de que nos conocíamos desde hacía tiempo. Pero finalmente se presentó la ocasión y hemos descubierto que podemos hacerlo y eso es una felicidad absoluta, porque no siempre encuentras un buen compañero de viaje en la escritura de un guión. ¿El secreto? Creo que nosotros podemos aparcar nuestros egos y trabajar para lo que consideramos que es lo mejor para la historia y el guión.

¿Cuál es tu nexo con Guillermo del Toro y cómo se involucró en la producción?

A Guillermo lo conocí durante una cena en Londres; le encantaba la historia y decidió apoyar el proyecto desde el guión. A partir de ahí sabes que Guillermo va a supervisar y cuidar la película en todos los aspectos. Por supuesto que opina y te da consejos pero siempre desde un respeto profundo hacia tu trabajo y hacia las decisiones que tomas como director. Es un lujo tener a alguien como Guillermo produciendo tu película.

Cuéntanos, ¿en qué te inspiraste para escribir este relato de dolor y ceguera?

Me inspiré en la imagen que tenía dentro de mi cabeza de una mujer que llevaba una venda en los ojos. En ese momento sabía que la habían operado y que debía llevar la venda durante una semana. Si se la quitaba por accidente, la operación de sus ojos se arruinaría. Eso era todo lo que sabía. De ahí nació la historia de “Los Ojos de Julia”.

Cómo graduar esta información para forjar un buen thriller, una narración que te conmueva…

Creo que un buen thriller debe dosificar la información que se le da al espectador. En la práctica, el thriller debe transmitir una sensación de incómoda inseguridad a la audiencia, de no estar seguro de lo que va a ocurrir. Y entonces…justo en ese momento, hay que pillar desprevenidos a los espectadores y sorprenderlos.

¿Por qué razón seleccionaste a Belén Rueda para interpretar Julia y a Lluís Homar en el rol de Isaac?

La razón es obvia: ambos son dos de los mejores actores españoles que tenemos. ¡Y no habían trabajado nunca juntos! ¡Tienen mucha química y hacen realmente muy buena pareja! Es un auténtico regalo para un director poder dirigir a dos monstruos cinematográficos como ellos.

Con dos grandes del cine español en el elenco ¿cuál dirías que fue la escena más compleja de grabar durante el rodaje?

Todas las escenas son complejas. Y si no lo son, debes convertirlas en complejas. Como director debes llevar cada escena, por sencilla que sea, al límite. Solo así lograrás la mejor escena posible la mayor parte de las veces.

El trabajo de cámara es uno de los elementos más trascendentales a la hora de sorprender al público, ¿crees que “Los Ojos de Julia” es tu película más compleja en dichos términos?

Me he educado en el amor hacia el cine clásico, que es muchas veces más postmoderno que cualquier película actual. Un magnífico travelling o una asombrosa planificación pueden llegar a emocionarme tanto como el primer plano de un actor en estado de gracia. Soy de los que cree que la cámara debe moverse con una intención y que hay que ponerla al servicio del decorado y del actor. Mis storyboards son milimétricos y son el resultado de un profundo estudio visual de las secuencias. En “Los Ojos de Julia” hay una utilización muy “divertida” del trabajo de cámara en cierta parte de la película con la intención de “cegar” al espectador. Y estoy muy orgulloso del resultado.

Tengo entendido que eres un gran fan de los videojuegos, ¿quisiste imprimir en el film la estética de alguno en particular?

Soy un fanático absoluto. Y si no estuviera haciendo cine, puedes apostar que andaría metido en este mundo porque realmente me encanta. Para “Los Ojos de Julia” quería una estética que no se pareciera en nada a la habitualmente  utilizada en este tipo de películas. Así que obligué al director artístico a jugar a la Playstation mi juego favorito y lo desafié a traducir sus premisas estéticas tan propiamente americanas a cómo serían éstas en Europa. La intención era retratar un mundo que ya no tenía ningún tipo de belleza, en el que ya no había nada bonito que ver.

Entonces seguiremos atentos a tus nuevas propuestas… ¿Algo en perspectiva?

Ando metido en dos proyectos que voy a desarrollar durante el año próximo de los cuales todavía no se puede decir nada….

¿Tienes algún vínculo con Latinoamérica? ¿Sabes algo de Chile?

Nunca he estado en Chile pero mi padre pasó ahí una larga temporada cuando era joven…e incluso estuvo a punto de quedarse a vivir. Así que… ¡por poco soy chileno!

Enlace: www.losojosdejulia.es

No Hay Más Artículos