Provocar y llevar al extremo la estética de los zapatos es la especialidad del estudiante de diseño de vestuario Esteban Arteaga. A sus 24 años, este creativo chileno convierte al calzado en una forma de expresión artística, un objeto de deseo que articula su pasión por desarrollar una nueva estética atrevida y poco convencional.Esteban reparte diariamente su tiempo entre Inacap y el trabajo. Comienza temprano ocupándose de diversos proyectos para dedicar la tarde y la noche a diseñar, no sin antes buscar inspiración en libros y elementos de la vida cotidiana, pilares de apuestas futuras donde materialidades como cuero, metal y acrílico dan forma a zapatos extremos de cortes asimétricos y enormes plataformas que parecen no acabar.

¿Siempre te interesó el diseño de vestuario?

Siempre. Recuerdo que desde muy pequeño, pasaba horas dibujando en croqueras el cuerpo de la mujer, observándolo, viendo cada detalle del rostro y la figura… me encantaba ver esa pasión que mi abuela, mi mamá y mis hermanas tenían por el vestuario y sobre todo por los zapatos. Es en este punto donde yo creé un gusto por el calzado femenino.

En aquél momento, ¿qué hacía de los zapatos algo irresistible?

Me sentía cautivado al ver la imagen del pie al formar un arco, al observar cómo a las mujeres de mi familia un simple par de zapatos las estilizaba y lo mucho que ellas los cuidaban en cajas especiales, envueltos en papel de seda. Veía a los zapatos como un tesoro que cuidaban y adoraban.

Actualmente estudias diseño de vestuario en Inacap, ¿qué influenció la decisión de Arteaga Shoes?

Las ganas de crear algo que no se haya expuesto tanto, como es el calzado en general, y por sobre todo sacarme ese capricho de pasar del dibujo en papel al prototipo real y sentir esa sensación de que lo lograste, ¡eso es lo mejor!.

¿Cuál sientes es el plus de ser diseñador?

Difícil pregunta, pero creo que es un todo. Es esa libertad de expresión que tenemos, de poder jugar con las líneas, los cortes y los volúmenes en el cuerpo, para el cuerpo y sobre el cuerpo…. poder crear obras de arte andantes dignas de exposición, eso me gusta y atrae…

Si hablamos de diseñadores, ¿tienes predilección por alguno?

Para mí Alexander McQueen es el mejor en todo sentido, al igual que Rodarte y sus obras de vestuario.

A partir del trabajo de McQueen y Rodarte, cómo visualizas la industria de la moda…

Si hablamos de la moda como mercado es claramente cambiante y caprichosa, un día te ama otro día la odia, ver que todo es rápido y moverte al ritmo de ella es un desafío que encantado pretendo tomar.

Cómo ves a Chile en paralelo al mercado internacional…

La moda en Chile ha crecido bastante. Con respecto a años anteriores ahora se ven más temas relacionados con ella, han aparecido fotógrafos, publicaciones nuevas y más acceso a desfiles, pero siento que aún falta esa cosa de industria que tienen otros países. La moda mueve millones anualmente y eso aquí no se valora, falta mucho camino por recorrer, falta cultura, creo que no todo se basa en lo que dictan las multitiendas, sobre todo existiendo la perspectiva de tantos talentos jóvenes y cazadores de tendencias…

En este sentido, cuál crees que es tu estrategia para hacerte notar…

Mi línea estética versátil y algo rupturista con la que manejo ciertos códigos. No tengo problema en hacer una colección enorme en cuanto a volumen como la primera o pasar a lo minimalista de la segunda utilizando materiales poco convencionales como el aluminio puro.

¿Qué podrías contarnos del proceso previo a la creación del prototipo final?

Básicamente leo mucho, hay una cierta investigación sobre lo que me gusta, no me baso mucho en tendencias o en moda. Pero cuando tengo algo claro del tema a elección, comienzo a fusionar imágenes para crear un resultado líneas, volúmenes y texturas que me inspiren. Luego viene el boceto que pasa desde lo más simple a lo más complejo llegando a hacer 50 o más para escoger los mejores y hacer ciertas combinaciones cruzadas, y así sigue un largo proceso hasta llegar al prototipo hecho.

En esta investigación, ¿sigue siendo como en tu niñez, la mujer el foco principal de tu trabajo?

Absolutamente, creo que de ahí nace todo lo que hago, es un amor profundo por las líneas del cuerpo femenino. Sólo dejo que mis prendas hablen por sí solas, es rico ver que sólo un zapato puede tener tantas visiones distintas de quien lo esté observando.

Claro, sobre todo teniendo en cuenta la imagen irreverente de tus zapatos, ¿crees que es difícil que la mujer chilena opte por una apuesta como la tuya?

Ese es justamente uno de mis mayores desafíos: sacar esa imagen de que los zapatos altos son incomodos o que son para cierta ocasión. Hay que abrir un poco la mente de las personas a probar cosas nuevas y eso cuesta. No es fácil que acepten un zapato sin taco o simplemente un tacón que salga de lo común; ese es mi reto: convencer a las mujeres de que no sólo es un zapato sino un objeto de deseo…

Pensando en el trabajo hecho y en los resultados. Hasta ahora, ¿cuál es tu colección preferida?

Sin desmerecer la primera colección que me abrió las puertas a este mundillo loco, claramente la que más me satisface es la segunda, porque es mi esencia. Fue creada bajo una etapa algo depresiva que tuve algo que se ve en los colores y las formas. Para mi esta colección habla de cómo me sentía, de cómo vivía en ese momento, además de que gracias a ella he estado en varias publicaciones de Chile y Argentina, entonces ver que te buscan por tu trabajo, significa que algo hiciste bien. Algo remeciste en aquellos que lo vieron…

¿Qué podemos esperar de lo nuevo de Esteban Arteaga?

En estos momentos estoy trabajando para el Ropero Paula, pronto estaré ahí, y anexo a eso estoy trabajando en mi próxima colección, algo más sofisticado quiero traer elementos que te recuerden algo, y que dejen ese gusto de que otra vez logro reinventarse. También podría haber una colaboración… pero no quiero dar más detalles ya que botaría el factor sorpresa, así es que prepárense porque hay Arteaga para rato…

Enlace: www.arteagashoes.com

No Hay Más Artículos