Pintora, escultora, diseñadora de joyas y escritora, Elsa Mora es una artista multimedia natural de Holguin, una provincia de la isla comunista de Cuba. Su carrera artística ha pasado por varias etapas, pero experimentó un gran cambio desde que en 2001 emigró a los Estados Unidos, donde actualmente vive con su esposo y sus dos hijos en Los Angeles. Últimamente el papel simple ha sido su nuevo y austero vertedero creativo, un territorio en el que, anuncia, apenas empieza. Como paper cutter, Elsa demuestra la sensibilidad del bisturí de un artista de la taxidermia ante el cadáver más bello. Sus piezas, increíblemente detalladas, reflejan la psique de una entidad soñadora, tenaz e incansablemente imaginativa: el bellísimo flujo mismo del inconsciente. “Mi curiosidad por trabajar con el papel nació en 2007, al ver el trabajo de otros artistas. Fue amor a primera vista; en cuanto vi las posibilidades de este material tan simple, no pude evitar el comenzar un love affair con él”, confiesa. Hoy, el romance la mantiene cautiva, mas no ensimismada: Elsa Mora es una gran entusiasta del paper cutting como vía de expresión y como proceso mismo de encuentro y relajación.

© Elsa Mora

© Elsa Mora

¿Qué encuentras particularmente atractivo en el papercutting?

Lo que más me atrae es la economía de recursos, su naturaleza modesta pero a la vez sofisticada. Me fascina cómo algo tan básico como un pedazo plano de papel, puede convertirse en cualquier cosa que imagines.

© Elsa Mora

© Elsa Mora

¿En qué momento y de qué forma nacen tus piezas?

Lo más divertido de trabajar con papel es que no hay reglas. A veces la idea aparece sin avisar, otras veces la elaboro mentalmente y de vez en cuando lo que empieza como una pequeña visión termina siendo algo elaborado en la mente, listo para ser traducido al papel. En otras ocasiones la idea llega en medio de estar cortando algo; en esos casos me dejo llevar para ver a donde me lleva. En general mi proceso es un juego donde el placer está en explorar y encontrar algo nuevo. Para ponerme a trabajar necesito muy poco: una superficie plana (preferiblemente una mesa, aunque he cortado sentada en el piso o acostada), algo con qué cortar (puede ser una cuchilla o tijeras), una superficie protectora (o cutting mat), un lápiz para dibujar y una goma de borrar.

© Elsa Mora

© Elsa Mora

¿Hay autores o tendencias que te motivaron especialmente en la búsqueda de tu estilo?

Los dos primeros artistas que encontré trabajando en papel fueron Rob Ryan y Peter Callesen. Ambos fueron y siguen siendo una fuente de inspiración, pero mi lista ha crecido y actualmente tengo muchísimos más. Es fascinante ver lo que tantos creadores alrededor del mundo están haciendo con este material.

© Elsa Mora

© Elsa Mora

¿Qué elementos consideras que identifican tu propuesta? ¿Hay temas o símbolos recurrentes?

Todo lo que se mueve, crece, cambia y tiene aspecto orgánico y natural. Como artista tengo mucho interés por temas relacionados con el crecimiento personal y la conexión humana. Todo esto está directa o indirectamente reflejado en lo que hago con el papel.

© Elsa Mora

© Elsa Mora

De tus piezas, ¿cuál es tu favorita?

Mi pieza favorita es siempre aquella en la que esté trabajando en el momento, porque lo último es siempre nuevo y emocionante. Una vez terminada, ya no es igual. Por eso crear nuevas cosas mantiene mi interés vivo: la magia siempre está en crear algo nuevo.

© Elsa Mora

© Elsa Mora

Respecto a las demás artes visuales y tal vez por su austeridad, ¿sientes que el papercutting merece más reconocimiento?

El papel es algo tan común que desde un niño hasta una persona mayor, todos se identifican fácilmente con él, lo que ha hecho que este material sea más popular en los últimos años. El reconocimiento es obvio; es difícil entrar en el Internet sin ver algo hecho con papel. El mundo editorial, por mencionar un ejemplo, está muy abierto a esta forma de expresión: hoy es más común ver portadas de libros hechos en la técnica del papercutting. Se ven también ilustraciones, portadas de revistas, incluso juguetes de papel para cortar y armar. En cuanto al mundo del arte contemporáneo, tenemos el ejemplo sobresaliente de Kara Waker, la artista afroamericana que explora temas de raza, género, sexualidad, violencia e identidad a través de figuras de largo formato, hechas de papel negro cortado a mano. Sus piezas tienen un fuerte contenido crítico y han sido expuestas en lugares de relieve alrededor del mundo. Cuando se habla de papercutting, yo diría que hay aún mucho papel por donde cortar. Lo que estamos viendo ahora es el inicio de un renacimiento que nos tiene muchas sorpresas preparadas.

Enlace: www.artisaway.comwww.allaboutpapercutting.com

No Hay Más Artículos