Además de ser buenos aislantes térmicos, los sombreros y tocados pueden transformar o construir todo un outfit. Bien lo sabe la diseñadora gibraltareña afincada en Londres, Camille Roman, cerebro detrás de Tour de Force, firma que cada temporada nos sorprende con sus atrevidas propuestas de carácter arquitectónico a medio camino entre tocado, diadema y sombrero. Siempre con un estilo contemporáneo, exagerado y ostentoso, los productos de Tour de Force hacen que ninguna mujer se sienta desapercibida. Una gama colorida de bellas telas y mucha imaginación son las claves del trabajo de Camille, quien nos cuenta los inicios de su marca, una imprescindible en lo que se refiere a accesorios capilares.

Camille, ¿qué actividades te apasionan cuando no estás trabajando?

Amo el cine y hacer enormes comidas que dejan paralizados a mis amigos. Hay un montón de buenas ofertas en las afueras de Londres y como la mayor parte de mi tiempo estoy en el este de la ciudad, aprovecho de ir a la apertura de diferentes galerías o a veces simplemente paso el día en una biblioteca investigando para una nueva colección, y lo disfruto, porque en realidad mi trabajo es un sueño…

Un sueño también debió ser tu paso por los estudios de grandes como Lanvin, Zac Posen y Johnny Loves Roise. Cuéntanos, ¿te ha servido esta experiencia a la hora de montar tu propia firma?

Definitivamente, creo que durante mi paso por los diferentes estudios en lo que he trabajado, aprendí la importancia y los muchos sentidos de la palabras voluntad y “resultado”…

Y ahora en Tour de Force -tu propia marca- me imagino que te ocupas de cada aspecto personalmente…

Estoy involucrada en todas las áreas del negocio, lo que significa que, además de diseñar, debo correr para reunirme con colaboradores y hablar con la prensa, etc. Estamos a menudo trabajando en proyectos editoriales o de celebridades entre temporadas, por lo que siempre hay un nuevo reto. A diario aparecen planes improvisados que sin querer dan forma a nuevos trabajos que a veces parecen no tener fin.

Dime, ¿tienes algún recuerdo marcado en tu retina sobre tu primer acercamiento a la moda?

Todavía guardo muchos libros de diseño de vestuario que hice cuando tenía tan sólo seis años. Debo confesar que me da mucho miedo verlos, ya que para ser honesta, creo que a corta edad se inició en mí una gran obsesión por la moda. (Risas)

¿Y qué rescatas de tu paso por la Central St Martins?

En CSM te alientan a desafiar las expectativas que se pueden tener para con uno mismo: empujándote a definir la originalidad de tu visión hacia algo único. Este ambiente definitivamente me ayudó de concretar una estética propia que aún trato de desarrollar, una innovación escultórica y estructural con una esencia tradicional de lujo y una pizca de humor.

Tu trabajo se centra básicamente en la creación de tocados, verdaderas piezas de arte con un espíritu oriental muy ligado al origami. ¿Cómo nace tu interés por los accesorios? ¿Te inspiras en alguna prenda en especial para comenzar cada propuesta?

Por lo general, no miro ropa a la hora de empezar mis colecciones. No me gusta trabajar a partir de formas ya creadas o condicionadas por lo que tradicionalmente se denomina “el vestir práctico”. Aunque el futurismo se ha convertido  en una tipología en la moda, éste me interesa en términos de ideas visuales que no tomen referencias del pasado; y sobre ello trabajo. Después de desarrollar una idea que me emocione, trato de perfeccionarla para que se amolde al cuerpo y a los aspectos prácticos esenciales para ello. Me interesa generar una asociación inmediata con la atractiva figura de la mujer y que ésta sea todavía una posibilidad…

Tour de Force ofrece diseños femeninos e innovadores, ¿cómo describirías el concepto detrás de tu última colección “The Glad Game”?

Mi última colección está inspirada en un film de mi infancia llamado “Pollyanna”, en él una chica crea un juego llamado “The Glad Game” para mantenerse positiva ante situaciones tristes. El sentimiento que evoca esta serie es de un inocente idealismo asociado al simbolismo y la oscuridad visual de las Hopi Kachina Dolls. Quería crear algo luminoso y positivo pero integrado a inusuales estructuras, las cuales en su conjunto crean una dura y escultural silueta.

Camille, en una disciplina tan vertiginosa como la moda, ¿cuáles son tus próximos pasos?

Ahora estoy trabajando algunos temas para Vogue y Tatler Magazine; planeando sesiones de fotos y haciendo algunas piezas para Palais de Tokyo Gallery en París. ¡También estoy desarrollando diseños para una nueva colección, que será: “espinosa” picante y lujosa!

¿Qué consejos darías a los jóvenes que se inician en esta disciplina?

1) No presten atención a las personas que promueven el realismo exagerado, a menos que estén en algún tipo de peligro.
2) La persistencia siempre vale la pena si sus intenciones son buenas y puras.
3) Siempre se puede conseguir lo que se quiere, pero hay que asegurarse de que se conocen los límites y lo que se quiere comprometer o sacrificar para conseguirlo.

Enlace: www.letourdeforce.com

No Hay Más Artículos