La historia de la periodista e ilustradora Aksiniya a.k.a Artaksiniya (alter ego al que le ha agregado un toque de arte para que éste siempre sea parte de ella) es tan intensa como su personalidad. Esta talentosa creativa nació y creció en una ciudad provinciana de Rusia rodeada de bellos árboles. Sus padres eran gente de mente abierta, grandes viajeros que cultivaron en ella una sed por la belleza y un gusto exquisito por el arte. Desde pequeña, Aksiniya estaba interesada en la astronomía, así es que le resultaba mucho más interesante discutir la teoría del Big Bang antes que montar su bicicleta. A pesar de tener las mejores calificaciones de su escuela, la odiaba. La razón era simple: le encantaba aprender pero la forma organizada de la educación tradicional le exasperaba demasiado. “Yo no era del tipo de personas a las que les gusta estar en una fila”, explica Aksiniya, quien también fue campeona de atletismo y destacada artista escolar. Ser la mejor fue un credo que la llevo a cultivar la idea del hombre del renacimiento, un afán de perfección que sin duda comparte con su familia. Todo tiene una razón de ser, y es quizás la base de su pasión por las formas y los colores, la que tiene claras raíces en su árbol genealógico donde comparte una rama directa con el gran artista ruso Grekov.

©Artaksiniya

A la edad de 12 años, esta admiradora de Klimt, Hodler, Beardsley y Mylnikov es contratada como ilustradora de un periódico local: su primer trabajo remunerado. Pero el dibujo seguía obsesionándola, también las historias que retumbaban en su mente imparable y luchaban por hacerse escuchar. La voz interior era tan poderosa que a la hora de elegir una especialidad en la universidad optó por estudiar periodismo. Desde entonces ha corrido mucha agua bajo el puente. El destino ha creado interesantes oportunidades para Aksiniya y ella simplemente se ha dejado seducir por la literatura y el arte, escribiendo y haciendo ilustraciones para docenas de proyectos. Pero nada se da fácil. Aksiniya tiene hoy sus metas claras y para lograrlas se levanta metódicamente a las siete de la mañana, hace su rutina de 500 abdominales y revisa su e-mail para dejarse guiar por el plan que provisoriamente escribió el día anterior.

©Artaksiniya

Por lo general, la primera parte del día la dedica a los medios digitales para descansar durante el almuerzo con un buen amigo o su agente. Las reuniones con sus clientes pueden tomar un par de horas. Luego vuelve a casa y completa su trabajo, tan pronto finaliza sus temas urgentes, regresa de lleno a sus dibujos. Algo que disfruta y que forma parte trascendental de su vida. Literalmente camino a Moscú, en medio de la fama -en sentido figurado- encontramos a Aksiniya…

©Artaksiniya

Aksiniya, naces en la Unión Soviética, pero has tenido la grata experiencia de trabajar en Shangai, China. ¿Cómo enfrentas este enorme contraste multicultural?

La verdad es que nunca me he visto como una rusa o soviética. Es más, me siento una ciudadana del mundo. Mis padres me inculcaron una idea: la importancia de la personalidad sobre la pertenencia nacional. China es un gran país donde la cultura antigua se entrelaza con la frescura del mundo moderno. Al principio me sentí como en otro planeta (y lo disfruté). Shanghai es una ciudad grande y muy poderosa, llena de oportunidades. Me encanta la forma en que lo viejo se mezcla con las vibraciones de la innovación. Hay algo en el aire que impregna a la creatividad. Es una ciudad muy ocupada y enérgica, pero donde siempre se puede encontrar un lugar muy tranquilo cerca de una esquina para relajarse. Millones de personas animan el cuerpo de este gigante hermoso, como las ondas en la superficie de los océanos. En cuanto a la diferencia cultural, creo que se hace mucho más evidente en la vida del pueblo. Es siempre como el capítulo de un libro. Nuevo país, nuevo capítulo. Sin duda en China hay un montón de inspiración en todas partes. A pesar de la opinión difundida acerca de la mentalidad china intrincada, ellos podrían ser más cordiales que mis nacionales …

Eres periodista y tienes un diploma en literatura rusa. ¿Te ha influenciado este gran bagaje cultural a la hora de crear ilustraciones?

La literatura es una fuente enorme de imágenes. Ser periodista es una experiencia bastante difícil pero muy interesante. Me ayuda a coger carácter de las personas y entenderlas. Creo que todos los artistas se sienten bendecidos, porque son capaces de crear su propio mundo, para representar un universo interior y compartirlo con la audiencia (ésta es la mejor parte de ser ilustrador y artista en general). Sin embargo, también es una especie de maldición, porque a veces es muy difícil salir de tu acogedora (pero ilusoria) creación para enfrentar la vida real. El ilustrator supongo que es una especie de intérprete, ya que ilustrar algo, ayuda a otras personas a comprender mejor un determinado material. Mitad artista, mitad psicólogo, ¡la felicidad “media” en persona!

©Artaksiniya

En qué frecuencia crees que se encuentra tu obra: en un escenario de ficción o no ficción…

En el principio era más fácil imaginar a una persona irreal para construir una imagen. Pero con el tiempo he sentido una gran debilidad por las personas reales. Ellos no son ideales, eso es lo que yo quiero expresar en mi trabajo. Aún así no quiero sólo retratar a alguien, me gusta exagerar las cepas, para cumplir con determinado carácter. Sé que algunos podrían cuestionar la belleza de mis personajes, pero la forma en que lo hago imagino que es un pequeño privilegio reservado a los artistas.

Y qué perspectiva tienes de la belleza…

Las personas son perfectas en su imperfección, ése es el tema de mi arte. ¡La belleza es mucho más que ojos o labios bien situados! Así es que trato de transmitir la idea de lo hermoso y lo vivo a través del prisma de mi estética.

©Artaksiniya

En este sentido, cómo te enfrentas a la opinión del espectador…

Yo nunca he tratado de hacer algo delicado y almibarado para que a la gente le encante. Ser un servidor para las tendencias del momento no es bueno, creo que es mejor ser criticado, así no paras de experimentar. Me siento muy feliz si a la gente le encanta mi arte, pues creo que estamos conectados en la misma sintonía. La ilustración puede ser clara y representar un tema, pero es mucho más interesante cuando tiene una profundidad. Es genial cuando la gente ve una imagen, le gusta y dice: “Wow, es una chica hermosa…”, pero mi objetivo es hacerles pensar “Es extraña, hay algo en ella…”

©Artaksiniya

Sé que eres una amante de la moda y ello se ve claramente reflejado en tus ilustraciones… ¿qué te atrae de ella?

La moda y la gente son mi gran fuente de inspiración. Me encanta cuando la ropa no es utilitaria y tiene un toque de arte. Es muy divertido ver cómo cada temporada los diseñadores tratan de interpretar nuevas ideas en torno a la belleza. Y debo decir, que algunas prendas realmente merecen ser colocadas en un museo. Lo que hay en esta industria es un proceso espectacular que expresa nuestras aspiraciones, miedos y sueños. A veces, la moda es incluso más elocuente que, por ejemplo la política, porque es un complejo enorme de manifestaciones humanas.

Y tú, ¿sigues alguna tendencia?

La destilación de mi estilo personal es un pantalón negro (o jeans), combinado con botas con tachas o plataformas en pitón y una camiseta sencilla o chaqueta durante el día. Por la noche tengo algunas opciones más sofisticadas, pero muy simples. Y nunca me verás sin mis anillos gruesos.

©Artaksiniya

Hablemos de tu obra. Es tan agradable observar la armonía presente en tus dibujos, la forma en la que creas tus piezas como si se tratara de collages, fusionando además tonos pasteles que contrastan con gris grafito. ¿Qué herramientas y formatos utilizas?

¡Me encanta que te guste! Yo amo los experimentos y lo que había en un principio es muy diferente de lo que existe hoy (aunque no más fácil). A diario trabajo con lápices, marcadores y acrílicos. Tomo un papel y dejo que mis manos hagan lo que quieran. Nunca sé cómo será el resultado final. Primero hago los contornos, a continuación, pinto con acrílico. También me encanta usar la computadora. Agradezco tanto las capacidades de los medios digitales. ¡Es una bendición! Me da muchas oportunidades y me permite ahorrar tiempo, porque no hay necesidad de analizar y ajustar la imagen, sobre todo cuando estoy desarrollando diseños textiles. Creo que es extraño limitarse sólo a una técnica o medio de comunicación. Evolución, de eso se trata la vida, también el arte.

©Artaksiniya

Pensando en tu evolución profesional, ¿qué proyecto te ha dado mayores satisfacciones?

Me encanta hacer realidad las ideas que se podrían utilizar en la vida cotidiana porque me siento satisfecha realizando algo útil. Por ejemplo, estoy obsesionada con los patrones y el diseño textil; acabo de conseguir piezas de la nueva colección SquareLust. Estaba muy contenta al tener la oportunidad de crear estos enormes paneles decorativos de seda, madera y tela para muebles. Tratar de cambiar el mundo usando tus poderes es algo genial.

Qué le depara este año a Aksiniya…

Hasta ahora, tengo tres invitaciones para formar parte de exposiciones. Así que estaré en ello. Y la verdad es que no hay día sin trabajar para mí. Tengo cuatro proyectos en curso -comisiones comerciales y la mía- y realmente ¡no tengo tiempo para aburrirme! Espero que mi nuevo trabajo les lleve un poco de alegría y que pronto, nos dé la ocasión de hablar nuevamente.

Enlace: www.artaksiniya.com

No Hay Más Artículos