Inocencia y delicadeza son los rasgos a primera vista visibles en el trabajo de la joven artista polaca Ania Tomicka. Tras trasladarse durante su infancia a Italia, Ania descubre la magia del arte y el manga; cuando estuvo segura de hacer de su pasión un oficio, inicia sus estudios en la Academia de Bellas Artes de Venecia, un lugar lleno de influencias renacentistas que lentamente fueron proyectándose en su obra.

Años más tarde, se especializa en la Academia de Bellas Artes de Florencia, donde su obra se actualiza gracias a sus estudios en arte digital y su constante experimentación con nuevos formatos como la madera.

Admiradora de Salvador Dalí y los grandes lienzos de Wojtek Siudmak, repletos de escenarios extraños y absurdos, Ania reinterpreta en sus pinturas actuales los rasgos de las famosas muñecas japonesas “Dollfies”, convirtiéndolas a través de diversas técnicas en objetos de culto, acompañadas en muchas ocasiones por sus animales fetiches: las ardillas.

Ania, ¿qué te empujó a convertirte en artista?

Siempre he estado interesada en el arte. Comencé a dibujar cuando tenía dos años y nunca he parado. Soy un alma solitaria, un poquito tímida y no muy buena para hablar con las otras personas, por lo que el arte me permite expresarme y comunicar lo que siento y pienso a los otros a través de mi pintura.

Has tenido la oportunidad de estudiar en muy buenas escuelas, ¿cuál ha sido tu mayor influencia?

Pasé tres años en la escuela de arte digital NEMO en Florencia. Aprendí mucho de color, composición y técnicas digitales. Mis últimas pinturas están muy influenciadas por lo que he aprendido en ella.

Y qué te interesa comunicar a través de tu trabajo…

Lo que comunico en mis pinturas es una parte de mí misma. Se puede leer toda la melancolía de mi alma a través de mis trabajos.

¿Qué inspira cada una de tus piezas?

Me inspira la idea de que otra gente pueda encontrarse a sí misma en alguna de mis pinturas y sentir las mismas cosas.

¿Cómo describirías tu obra?

Como una especie de realismo – pop surrealista, ilustrativo y colorido.

Qué métodos te permiten lograr este resultado…

Creo que mi proceso es un poco particular pues mis pinturas nacen desde ellas mismas. No suelo proyectar, simplemente tomo la tela o el tablero de madera y la pintura va apareciendo sola. Por lo general, hago un bosquejo muy rápido. Entonces comienzo a pintar inmediatamente con óleos.

¿Cuánto demoras en finalizar cada cuadro?

Cada pintura me toma entre dos días y una semana.

¿Te gusta experimentar nuevas técnicas?

Claro, tengo muchísimos libros acerca de técnicas y me gusta probar muchas cosas diferentes en cuanto a la pintura en óleo, pues me preocupo personalmente de los colores y los soportes. También pinto con mi computadora, amo la pintura digital.

Próximamente, ¿dónde podremos contemplar tu trabajo?

En este momento estoy trabajando en pinturas para el Italian Pop Surrealism, un gran show que tendrá lugar en Roma con otros grandes pintores del surrealismo pop. Algo que me tiene muy feliz. También debería tener una muestra personal en la Galería Mundo Bizarro en Roma el próximo año.

¿Cómo te proyectas durante los próximos años?

Simplemente quiero pasar mi vida entera con un pincel en una mano y una cerveza en la otra…

Enlace: www.ania-tomicka.webnode.com

No Hay Más Artículos