Amy Sol:“Lo mejor de ser artista es el sentido de la aventura”

La obra de la joven artista autodidacta Amy Sol nos traslada a un mundo alucinante, influenciado por una hipnótica fusión de arte folclórico, manga, ilustración vintage y un toque de minimalismo. Dedicada durante años a mezclar pigmentos y diversos medios para alcanzar una paleta de colores pasteles sutiles y apagados, Amy ha dado forma a un trabajo intuitivo donde cada pieza puede ser interpretada subjetivamente. Paisajes delicados habitados por plantas, animales y mujeres exóticas se vuelcan sobre papel o madera, configurando una interesante cosmología plagada de personajes caracterizados por sus expresiones pacíficas y místicas. Desde su estudio de arte, utilizando su laptop portátil manchado de pintura, Amy Sol nos habla de su estilo figurativo y sus pinturas que hoy forman parte innegable del movimiento Lowbrow y el Surrealismo Pop.

Amy, pasaste gran parte de tu niñez en Corea para finalmente trasladarte a Las Vegas, donde actualmente vives y trabajas. ¿Qué te gusta de esta ciudad?

Más allá de todo el tema turístico Las Vegas es muy tranquilo. No hay muchas distracciones en los suburbios y es un buen lugar para trabajar si necesitas concentrarte. Todos los días tengo sesiones de pintura y dibujo por un periodo aproximado de ocho horas, las que se extienden más aún si vienen tiempos de exposición. El resto, me la paso buscando inspiración en la naturaleza, los libros, la imaginería o la música.

En tu obra siempre aparecen mujeres jóvenes en un entorno de naturaleza exótica, habitado por criaturas fantásticas, a veces de gran tamaño. ¿Cuándo nace tu interés por plasmar este tipo de figuras?

Siempre me interesó mucho el dibujo y la expresión creativa. La verdad es que para mí nunca fue algo realmente serio querer ser artista, el cambio se dio durante 2005 o 2006, después de mi primera exhibición individual en Los Ángeles. Recuerdo que durante el proceso de pintura y el trabajo para la exhibición, logré comprometerme completamente con el estilo y las técnicas que hoy manejo y que inventé por mí misma. Constantemente las afino, experimentando con nuevas formas de narrar mi trabajo como si se tratara de una historia. De hecho esa es la mejor parte de ser artista, la investigación, el sentido de la aventura junto con el descubrimiento personal que ello implica.

¿Y hoy qué características destacarías de tus piezas?

Que todas están trabajadas con una paleta de colores muy específica, usualmente monocromática. A veces apagada y tonal. En cada una de ellas me centro en escenas que representan a personajes de manera natural, con la intención de narrar un estado de ánimo o sentimiento específico.

En cuanto a soportes: madera o papel, ¿cuál es tu favorito?

Me gusta la madera por su versatilidad y espontaneidad en cuanto a diseño, el movimiento de la veta, mientras que al papel de algodón lo elijo por su textura y la variedad de medios donde puede ser utilizado.

Lo que más me llama la atención de tus cuadros, es la expresión casi mística de tus personajes, ¿de qué forma logras impregnar esta sensibilidad en sus rostros?

Experimentando. Siempre trato de probar en ellos nuevas composiciones y variaciones de color. Disfruto al crear el vestuario y otros elementos y detalles en mis pinturas. Muchas veces me pasa que observo los rostros de mis personajes y veo que no llegan a exhibir lo que sienten internamente. Debido a esto, desarrollo, dentro de otras regiones, una estética que ayuda a describir sus personalidades. Esto implica un modo de pensamiento abstracto el cual hace el proceso más interesante y divertido para mí.

Amy, ¿qué lees por estos días?

En este momento estoy leyendo la obra del naturalista John Muir titulada “Steep Trails”.

¿Tienes algún nexo con el mundo de la moda?

Ahora estoy trabajando en varias pinturas y colaboraciones con Jhoole – una empresa social de moda ecológica sin fines de lucro- y la diseñadora de moda Karishma Shahani específicamente para un proyecto de recaudación de fondos que se dará a conocer durante la temporada primavera – verano 2011.

Cuándo tendremos la oportunidad de ver tus nuevos proyectos…

En estos momentos estoy planeando mi próxima exposición individual que será durante 2012.

¿Qué consejo te hubiese gustado escuchar cuando aún dudabas sobre el hecho de dedicarte totalmente al arte?

Se valiente y acepta los retos de manera creativa. Trata a los éxitos y los errores como oportunidades para aprender y evolucionar…

Enlace: www.amysol.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *