“A Movable Canvas” se titula este reportaje gráfico ideado por Emily S. Rueb para The New York Times, una serie de fabulosas imágenes inspiradas en el mundo del yoga y los tatuajes. Para los amantes del arte corporal, el cuerpo es una suerte de recipiente sagrado y la piel un lienzo en blanco. Más allá de decorar sus hombros, pechos, brazos y piernas con tinta, miles de practicantes transforman cada espacio en un libro abierto donde muestran a cabalidad sus pensamientos, mediante formas y textos de antaño que evocan la filosofía ancestral que cada día informa su práctica. Una exhibición artística que cobra vida cuando la ropa se aleja del cuerpo, a menudo en estudios de yoga, abiertos para todos quienes deseen conectarse con su “yo” interior.

No Hay Más Artículos