A mediados del siglo XII, el arte gótico vivía un esplendor difícil de describir. La arquitectura, la pintura y la escultura fueron fuertemente marcadas por motivos religiosos de la cristiandad. Fuerza en los detalles y el valor de la luz como medio para palpar lo divino, se transformaron en una poderosa constante detrás de la construcción de edificios mucho más amplios y elevados. Dicho contexto fue el foco central para el desarrollo de “Franz Madonna”, colección del talentoso diseñador esloveno Peter Movrin. La propuesta se caracteriza por el uso del cuerpo como si se tratara de un material casi poético. La fusión con lo oriental también se deja ver, sobre todo en la elección de joyas y motivos románticos, dotando a esta serie de un toque de deseo y sufrimiento. Sin duda, una fabulosa reinterpretación de lo gótico, una época seductoramente modernizada de la mano de este imparable creador al que seguiremos la pista muy de cerca.

© Peter Movrin

© Peter Movrin

© Peter Movrin

© Peter Movrin

No Hay Más Artículos