“El Futuro”, la nueva película de Alicia Scherson

“El Futuro” es el tercer largometraje de la cineasta chilena Alicia Scherson, basada en el libro “Una novelita lumpen” del escritor chileno Roberto Bolaño. La película fue estrenada hace un par de meses en festivales internacionales como Sundance y Rotterdam, cosechando bastantes reconocimientos, y ha sido estrenada recientemente en salas de Chile e Italia.

La historia nos muestra el descenso social y moral que sufren los hermanos Bianca (Manuela Martelli) y Tomás (Luigi Ciardo), luego de que un accidente automovilístico acabara con las vidas de sus padres. Ambos hermanos intentan seguir con su vida normal, pero pendiendo de una cuerda floja que amenaza con hacerlos caer y tocar fondo en cualquier momento. Paralelo a la escuela, Bianca encuentra trabajo en una peluquería y Tomás en un gimnasio donde conoce a dos jóvenes que pronto pasan a formar parte de sus vidas cuando comienzan a vivir en la misma casa. La vida cotidiana se altera y se vuelve tensa e inquietante. Bianca comienza una escalada de indiferencia que afecta varios aspectos de su vida, y que se manifiesta de diferentes formas partiendo por el hecho de no cuestionar mayormente la invasión a la casa que hacen estos dos jóvenes, hasta llegar a mantener relaciones sexuales con ambos sin que haya la más mínima cuota de amor de por medio. El paso de los días en el departamento se transforma en una cotidianidad rancia, sucia, amenazante. Los dos jóvenes son gigantes al lado de los hermanos llegando a parecer más una amenaza, como una bomba que puede explotar en cualquier momento, que otra cosa. Sin embargo, la tensión es constantemente desplazada, pero se instala como un elemento más que pasa a formar parte de la vida diaria. El punto de inflexión de esta cotidianidad anormal es quebrado en el momento en que a los jóvenes junto con Tomás se les ocurre la idea de robar la caja fuerte de quién fuera una famosa estrella de cine, ahora en la actualidad en franca decadencia: Maciste (Rutger Hauer), y Bianca es la pieza fundamental para que el plan tenga éxito.

© Il futuro - 2013
© Il futuro – 2013

La historia se narra netamente desde el punto de vista de Bianca, siguiendo el mismo patrón narrativo de la novela. En ese sentido, Scherson ha sabido llevar a la pantalla fielmente la mirada íntima de la protagonista y de esta forma, somos testigos directos de cómo se va desconectando cada vez más de la sociedad haciéndose indiferente ante todo, la frialdad con la que se relaciona con la gente, sus pensamientos, la visión de mundo, etc. Y es por esa razón, que no hay una construcción intimista en otros personajes más que la información que emerge cuando se relacionan con Bianca. El caso de Tomás por ejemplo; más bien a través de la inferencia podemos construir al personaje en su descenso moral, pero el espectador al igual que la protagonista, no sabrá donde estuvo en el día, si cometió alguna actividad delictual o cómo va modificando su discurso.

© Il futuro - 2013
© Il futuro – 2013

Técnicamente hablando estamos ante un film que luce impecable. La música incidental está a medio camino entre un Rock y un Blues decadente, que se condiciona muy bien con el espacio urbano en el que se mueven los personajes: un suburbio de Roma donde todo pareciera ser antiguo con las paredes rayadas, espacios abandonados y casas oscuras. Los planos son variados, desde el vertiginoso y casi hilarante plano inicial que habla más de una película “exploitation” o de cine B, hasta la fotografía e iluminación cuidadosamente trabajadas para lograr plasmar de la mejor forma posible las atmósferas descritas por Bolaño, como la escalofriante noche que en vez de ser oscura brilla con una luz que sólo los hermanos pueden percibir.

Scherson se toma pequeñas libertades respecto al libro, pero que en pantalla funcionan a la perfección al ser libertades que apelan a la visualidad más que al hecho de modificar la historia, y que al mismo tiempo, ayudan a cerrar ciertas líneas argumentales que uno como lector podría pensar que se dejaron de lado. De todas formas, el marco global de la historia, las sensaciones, las atmósferas (surrealistas algunas veces) de la novela, están fielmente retratadas, constituyendo un film digno de la obra literaria, cuya dinámica perfectamente podría entenderse como complementarias entre sí, pues tanto la obra literaria como la película se diferencian en pequeños detalles en donde las miradas de los autores son las que cobran relevancia y las hacen únicas al momento de ser comparadas y analizadas.

© Il futuro - 2013
© Il futuro – 2013

Por último, para ser una película chilena tiene bastantes particularidades que la hacen bastante especial, partiendo por el hecho de que está hablada casi en su totalidad en el idioma italiano, pasando por elementos destacables como la banda sonora que a ratos sacude al espectador con sus acordes densos y repetitivos. La inclusión en el elenco del actor Rutger Hauer, que quedó en la memoria colectiva por haber interpretado a Roy Batty, el líder del grupo de replicantes de la película Blade Runner, y por el hecho de estar basada y respetar lo más fiel posible la última novela que el escritor chileno Roberto Bolaño publicara en vida, es que la cinta “El Futuro”, está destinada convertirse sin lugar a dudas, en una película de culto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *