El diseño es complejo, sobre todo cuando se trata de diseñar un hogar. Teniendo en cuenta el contexto que domina los suburbios del norte de Melbourne, Australia, Andrew Maynard Architects ha dado vida a Casa Hill, una prolongación de una vivienda ya existente creada pensando en encontrar un acertado acceso a la energía solar, sin duda una idea poco ortodoxa que busca superar los obstáculos para convertirlos en una oportunidad. Respetando el entorno circundante, el estudio ha configurado una nueva estructura orientada hacia el sol. Se trata de un cubo de madera que repele el calor en el verano y se convierte en un punto de atracción para la luz en invierno. La casa además se caracteriza por incluir una rampa cubierta con césped artificial, piel que parece camuflar la vivienda insertándola como un elemento más del paisaje.

© Nic Granleese & Andrew Maynard Architects

© Nic Granleese & Andrew Maynard Architects

© Nic Granleese & Andrew Maynard Architects

© Nic Granleese & Andrew Maynard Architects

© Nic Granleese & Andrew Maynard Architects

© Nic Granleese & Andrew Maynard Architects

Enlace: www.maynardarchitects.com

No Hay Más Artículos